05 de septiembre de 2019
05.09.2019

Recetas ante la crisis demográfica: redes de internet y rentabilizar la "economía de plata"

El coordinador del plan del Principado previene de las "repercusiones psicológicas" que tendría en Asturias bajar del millón de habitantes

05.09.2019 | 00:15

Felipe Fernández, catedrático de Geografía y coordinador del Plan Demográfico de Asturias, se sumó ayer a las voces que están demandando una mejora sustancial del acceso a las nuevas tecnologías en la zona rural como acción "prioritaria" para combatir la caída de la población y su envejecimiento. Fernández, ponente ayer en la Escuela de Verano de UGT, abogó también por sacar partido en la región de la llamada "silver economy" o economía de plata, concepto que comprende las actividades generadoras de empleo en la prestación de servicios y productos a las personas de edad avanzada.

Fernández hizo un diagnóstico de los problemas demográficos de la región y esbozó algunas propuestas que se sintetizan en los siguientes puntos.

La cuestión. Asturias se enfrenta a dos problemas "principales": de un lado, un "acusadísimo envejecimiento" (hay 217 personas mayores de 64 años por cada cien menores de quince, cuando la media europea es de 120); de otro, índices de natalidad y de fecundidad escuálidos que hace que la tasa de reemplazo (el número de hijos por mujer necesario para mantener estable la población) resulte muy insuficiente (es del 1,6 en España y del 1 en Asturias, cuando el nivel óptimo es el equivalente a 2,1 hijos por mujer). El saldo migratorio, por lo común negativo o neutro para Asturias, no aporta alivios.

La tendencia. El declive es una "tendencia estructural" cuyas causas vienen de décadas atrás. Con arreglo a la misma lógica, expuso el geógrafo, los efectos de las políticas que puedan desplegarse ahora para, por ejemplo, incentivar la natalidad "tardarán en notarse veinte o veinticinco años". La tendencia empuja a Asturias a bajar del millón de habitantes a medio plazo (en 2024, según las proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadística). Felipe Fernández previno en este punto de las "repercusiones psicológicas" que entre los asturianos tendrá perder ese listón. Aludió al caso de la región francesa que, ante una situación análoga, activó una campaña de movilización y concienciación social, en su caso bajo el lema "No bajar de 300.000 habitantes".

La tecnología. Premisa principal para combatir la regresión demográfica: "Crear una base económica" para fijar población. "Es prioritario que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación lleguen a todo el territorio", enfatizó Felipe Fernández. Y explicó: "Si no, será muy difícil que alguien cree actividad económica en el medio rural". Citó dos ejemplos de éxito, el de Somiedo, que gracias al acceso a las TIC está impulsando un núcleo de empresas de base tecnológica, y Asiegu, reciente premio "Pueblo Ejemplar", donde la cobertura "llega hasa las majadas para desarrollar la ganadería 3.0".

"Silver economy". El ponente subrayó que el envejecimiento también es por sí mismo una oportunidad de negocio. "La asistencia social, sanitaria o cultural a las personas de la tercera edad es una fuente de actividad y empleo". Es el concepto de "silver economy" o economía de plata, que gana enjundia, expuso el geógrafo, ante la nueva mentalidad que se abre paso: "La gente cada vez piensa más en vivir bien los años que le queden en lugar de en ahorrar".

Repensar las comarcas. El director del Plan Demográfico del Principado considera conveniente además revisar la división comarcal que está vigente en la región y potenciar los núcleos cabecera de las comarcas con nuevos servicios. Una estrategia que, entre otros efectos, podría contener la tendencia de la población a concentrarse en el área central en perjuicio de la Asturias periférica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35