07 de septiembre de 2019
07.09.2019

La finlandesa Kone confirma su interés en adquirir el negocio de elevación de Thyssen

La multinacional alemana mantiene contactos con otros fabricantes mundiales y con diversos grupos financieros y fondos para sondear su interés

06.09.2019 | 23:17
Henrik Ehrnrooth.

El fabricante finlandés de ascensores y equipos de elevación Kone, que se reparte con la alemana Thyssenkrupp los puestos tercero y cuarto del "ranking" mundial del sector, ha confirmado su interés en adquirir esta división industrial de la multinacional germana, que emplea en Asturias a 900 personas en sus factorías de escaleras mecánicas, pasillos rodantes y pasarelas de embarque de Baíña y La Pereda (Mieres) y el centro de innovación y desarrollo de Gijón.

El interés de Kone por hacerse con la propiedad del negocio de elevación de Thyssenkrupp era conocida desde mayo pero ha sido ahora cuando el consejero delegado de la compañía nórdica, de titularidad familiar, ha oficializado el interés. Henrik Ehrnrooth, primer ejecutivo de Kone, declaró que "ambas compañías son muy complementarias" y que "la combinación de Kone y Thyssenkrupp Elevator es la que tiene más sentido industrial" y que "será un factor decisivo a largo plazo".

La manifestación pública de interés de Kone se ha producido una vez que Thyssenkrupp admitió que está considerando renunciar a la anunciada colocación parcial en Bolsa de su negocio de elevación para explorar la venta de esta división en totalidad, para la que ha recibido muestras de interés de diversos inversores financieros.

Hasta ahora han trascendido contactos de Thyssenkrupp con los fabricantes Schindler, Otis e Hitachi, y con los fondos de inversión y grupos financieros KKR, Bain, Advent, CVC, EQT, Blackstone, Partner Group y Apollo para tantear su interés. En este contexto, el dirigente de Kone se mostró dispuesto a pujar con ahínco por la integración de su competidor. "No creo que el dinero sea un obstáculo", señaló. Y aunque el consejero delegado de Thyssenkrupp, Guido Kherkhoff, expresó su temor de que una eventual integración de dos de los cuatro mayores fabricantes mundiales pueda encontrar el rechazo de las autoridades de la Competencia por posición de dominio, su colega de Kone se mostró confiado: "Hemos evaluado varios escenarios y creemos que una fusión es posible desde una perspectiva antimonopolio", señaló. "El mercado está muy fragmentado. La competencia no estaría limitada", añadió.

Los analistas estiman que el negocio de elevación de Thyssenkrupp (ascensores y montacargas, escaleras mecánicas, pasillos rodantes, pasarelas de embarque, plataformas elevadoras y sillas y plataformas salvaescaleras) vale entre 14.000 y 17.000 millones, el doble que el valor de la totalidad de Thyssenkrupp en Bolsa (7.000 millones). La multinacional pretende generar recursos para fortalecer su negocio siderúrgico, sometido a los embates desafiantes que vive el sector del acero.

El presidente de Asturias, Adrián Barbón, no se pronunció ayer sobre la posible venta del negocio de elevación de Thyssenkrupp por carecer, dijo, de "conocimiento oficial" y por estar centrado en la crisis de la planta de Vesuvius en Langreo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35