08 de septiembre de 2019
08.09.2019

El Principado traza un "plan de contingencia" para encarar el "Brexit"

"Evaluamos los distintos escenarios para estar prevenidos", señaló el consejero de Industria

08.09.2019 | 00:16

El Gobierno del Principado, al igual que el de España, está trabajando en "distintos planes de contingencia" para encarar desde el punto de vista económico la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el conocido como "Brexit". "Esos planes de contingencia evalúan los distintos escenarios y nos permitirán actuar en consecuencia", señaló Enrique Fernández, consejero de Industria del Principado

"Prevenidos, sí, pero de momento hay pocas certezas porque ni los propios británicos saben como van a salir de la Unión Europea", añadió Fernández.

Los expertos destacan el posible frenazo de la economía británica, la caída de la libra y la imposición de aranceles aduaneros que produciría un "Brexit" sin acuerdo como principales amenazas a los intereses de las empresas españolas en el Reino Unido.

El valor de las inversiones españolas en suelo británico alcanza los 77.000 millones de euros, el 16,8% del negocio en el extranjero. En 2018, el Reino Unido fue el segundo Estado de la UE que más inversión bruta recibió desde España, solo por detrás de los Países Bajos. Si abandona el bloque comunitario el próximo 31 de octubre sin un acuerdo, el Reino Unido se convertiría en un país tercero a todos los efectos. Estaría fuera del mercado único, de la unión aduanera, y las regulaciones compartidas hasta ahora quedarían en un limbo.

Contracción económica. El Banco de Inglaterra calcula que un "Brexit" abrupto recortaría en un 5,5 % el PIB británico y dispararía la inflación hasta más del 5%. "Una contracción de la economía británica afectaría directamente a las empresas españolas que se dedican al turismo, la exportación agroalimentaria y los servicios financieros", señaló Eduardo Barrachina, presidente de la Cámara de Comercio de España en el Reino Unido. Entre los sectores que se verían más afectados por esa desaceleración, las firmas financieras son las que más avanzadas están en cuanto a planes para mitigar los riesgos, subraya Barrachina. "Las grandes empresas pueden invertir millones en planes de contingencia y prepararse para varias hipótesis y escenarios, algo que no pueden hacer las pymes", indicó.

Caída de la libra. La divisa británica ha perdido en torno a un 15% de su valor respecto al euro desde junio de 2016, cuando los británicos votaron en referéndum abandonar la UE, y podría seguir cayendo si se produce un "Brexit" duro. Esa depreciación tiene un impacto en las compañías españolas con filiales en el Reino Unido, dado que se reducen las ganancias que pueden repatriar en euros, y también puede obstaculizar las importaciones desde las islas británicas. "Si las empresas hosteleras españolas o las que se dedican al turismo cobran en libras van a ingresar mucho menos. También las empresas españolas de construcción, infraestructuras o inmobiliarias que invierten directamente en el Reino Unido y cobran en libras lo van a sentir", afirmó el presidente de la Cámara de Comercio.

Barreras comerciales. El día después de un "Brexit" sin acuerdo, los intercambios comerciales entre ambos lados del canal de la Mancha pasarían a regirse por las normas de la Organización Mundial de Comercio. Comenzarían a aplicarse aranceles e inspecciones aduaneras. La balanza comercial entre ambos favorece al mercado español, por lo que España quedaría especialmente perjudicada en ese escenario. El Reino Unido importó desde España el año pasado 35.750 millones de euros en bienes y servicios, y exportó por valor de 19.480 millones de euros, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS). Las empresas de distribución, como aquellas que se dedican a exportar piezas para la industria de la automoción, el sector agroalimentario, así como las empresas que comercian con productos industriales y químicos, estarían entre las más afectadas, según Barrachina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35