12 de septiembre de 2019
12.09.2019

Los camioneros dejarán de trabajar en Arcelor si recorta los portes

Los transportistas se han unido y amenazan con suspender el servicio a partir del 1 de octubre

11.09.2019 | 23:17
Un camión cargando coque en las baterías de Avilés de ArcelorMittal.

Los camioneros asturianos se plantan ante los recortes de ArcelorMittal. La veintena de transportistas que trabajan para la multinacional siderúrgica aprobaron esta semana, por unanimidad, dejar de prestar servicio a la compañía siderúrgica a partir del 1 de octubre en protesta por el recorte de las tarifas que, según denuncian, pretende aplicar de forma unilateral la multinacional. El "tijeretazo" será del 5% en el menor de los casos. Un "golpe durísimo" para muchas de estas compañías que ya tienen los márgenes de ganancias "apretadísimos", según destacan.

Los cargadores tomaron la decisión de dejar de trabajar para Arcelor después de que la multinacional no atendiera a sus reclamaciones. El sector ya había lanzado la voz de alarma a finales de agosto y en ese momento había instado a la siderúrgica a revertir el recorte. La presión no funcionó y Arcelor no frenó sus planes. "Hubo alguna negociación individual", señaló ayer Alejandro Monjardín, portavoz de la asociación del sector Cesintra, pero las conversaciones no fraguaron. La rebelión de los camioneros va cogiendo velocidad.

"Arcelor no ha cedido en sus pretensiones. Lo más sensato sería retirar la medida porque es abusiva. Da la sensación de que se están riendo de nosotros", apuntó Monjardín. La multinacional es el principal cliente de los transportistas asturianos. Cada día se mueven unos trescientos camiones por los diferentes talleres que la siderúrgica tiene repartidos por la región. Ninguna otra compañía alcanza esa cifra.

Estos últimos días Arcelor ha tratado de apagar el fuego con algunos de los transportistas, con negociaciones individuales. Está, según palabras del presidente de la asociación del sector Asetra, Ovidio de la Roza, "tratando de usar la táctica del divide y vencerás". Pero ha conseguido el efecto contrario. Ha logrado unir a todos los cargadores. "Lo que propone la compañía es un disparate, y de salir adelante obligaría a muchos transportistas a trabajar en pérdidas. Si nuestras empresas tuvieran unos beneficios del 5% sobre la facturación, que es lo que quiere recortar Arcelor, estaríamos dando saltos de alegría", señaló De la Roza.

El de los camioneros no es el único frente abierto de la siderúrgica con sus subcontratas. La multinacional lleva un tiempo apretándole las tuercas a sus auxiliares. De hecho, Arcelor tiene pendiente presentar un plan para reestructurar la actividad con estas compañías que deberá presentar a lo largo de las próximas semanas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35