13 de septiembre de 2019
13.09.2019

Vesuvius desoye a la plantilla y al Principado e inicia el proceso para dejar de producir

La multinacional solo negociará los despidos l Industria usará "todas las fórmulas" para mantener la planta langreana, pero ve difícil hallar un inversor como en Alcoa

12.09.2019 | 23:12
Vesuvius desoye a la plantilla y al Principado e inicia el proceso para dejar de producir
Vesuvius desoye a la plantilla y al Principado e inicia el proceso para dejar de producir

Vesuvius ratificó ayer su firme intención de dejar de producir refractarios en las fábricas de Langreo y Miranda de Ebro (Burgos). La multinacional británica desoyó a la plantilla y al Principado -que no comparten las razones organizativas esgrimidas por la compañía, más cuando ha tenido beneficios en los dos últimos años-, y presentó ayer un expediente de regulación de empleo (ERE) en la Consejería de Industria sin atender a las demandas de una ronda de negociaciones. La compañía sólo está dispuesta a hablar sobre las condiciones de salida de los trabajadores -128 en total- y no del cese de la activididad manufacturera que convertirían a las fábricas en meros almacenes.

En la mañana de ayer, reponsables de recursos humanos y del área jurídica de Vesuvius informaron de las intenciones de la multinacional al comité de empresa. Al término de la reunión, celebrada en un hotel de Meres (Siero), los representantes de los trabajadores aseguraron que la intención de la compañía es "cerrar los dos centros productivos" y "la extinción de todos los empleos". En la instalación langreana trabajan 111 personas. Sin embargo, desde la compañía se reiteró que el cese se centra en la actividad productiva -a la que está vinculada el 95% de la plantilla de Langreo, según el comité- y que el ERE que se pretende negociar en ningún caso afectaría al 100% de la plantilla, aunque no precisaron su impacto y afirmaron que no se conocerá hasta que finalice el periodo de consulta.

Tras el encuentro con los trabajadores, la representación de la compañía presentó el ERE en el registro de la Consejería de Industria. A la espera de analizar la documentación aportada, el director general de Empleo y Formación, Pedro Fernández-Raigoso, señaló que "se confirman las peores expectativas", dado que la empresa plantea el cese de la actividad productiva de ambas fábricas. Vesuvius Ibérica justifica la presentación del ERE en las perspectivas del sector del acero en la UE y en la necesidad de concentrar la fabricación de productos refractarios en algunas factorías del grupo. "El Gobierno de Asturias no comparte las razones organizativas esgrimidas por Vesuvius, máxime cuando la compañía ha obtenido beneficios en los dos últimos años", subrayó Fernández-Raigoso, que añadió que "desde la Consejería de Industria estaremos al lado de la plantilla y defenderemos el mantenimiento de la actividad productiva y de los puestos de trabajo".

La portavoz del Gobierno asturiano, Melania Álvarez, señaló que la estrategia será similar a la seguida con Alcoa. No obstante, el consejero de Industria, Enrique Fernández, dio a entender horas más tarde que la opción de buscar un inversor alternativo, como se hizo con la planta aluminera de Avilés, es menos viable en el caso de Vesuvius. "Vamos a emplear todas las fórmulas, pero no necesariamente el ejemplo de Alcoa es extrapolable. Queremos mantener la actividad y el empleo por todos los medios. Eso sí, la empresa deberá poner también de su parte y vamos a ver la flexibilidad que tiene", dijo.

Los trabajadores de Vesiuvius aseguraron que plantarán cara a los planes de la multinacional tanto en la mesa de negociación como en la calle. Las protestas no se hicieron esperar. Tras la reunión celebrada en Meres, decenas de trabajadores asturianos y burgaleses despidieron al coche en el que viajaban los directivos de la multinacional lanzándole huevos y petardos. Se vivieron momentos de tensión. El vehículo trataba de abandonar el parking del hotel cuando fue abordado por los trabajadores.

Sobre el encuentro, el presidente del comité de empresa de Vesuvius, Juan Manuel Suárez Baragaño, explicó que "le hemos pedido a la empresa que retire el ERE porque entendemos que es una coacción a los trabajadores. Nosotros abogamos por abrir otro tipo de negociaciones en las que poder abordar otras alternativas al cierre, pero la compañía no atiende a razones". A su entender "los trabajadores partimos en desventaja porque nos han dado un montón de documentación que tenemos que analizar en el plazo de un mes".

Entre los papeles del ERE la compañía adjuntó documentación sobre cómo va a evolucionar el mercado del acero durante los próximos dos años, preveyendo una fuerte caída de la actividad en Europa. Los trabajadores no se creen las cifras. Suárez Baragaño aseguró que el comité de empresa encargará a un grupo de expertos un contraanálisis. "Ellos argumentan que si el mercado está muy mal, que si los aranceles europeos no funcionan... pero todo eso no es más que una cortina de humo porque están ampliando turnos en sus fábricas de Europa del Este", apuntó.

"Constatamos que Vesuvius quiere cerrar a toda costa y nosotros le pedimos que se constituyera una mesa de negociación sin la pistola en la nuca que nos está poniendo a los trabajadores con este ERE", apuntó el secretario general de CC OO de Industria en Asturias, Damián Manzano, que añadió que "la planta de Langreo y la de Miranda del Ebro son rentables, productivas y referencia dentro de la compañía. Vamos a combatir este expediente en la mesa de negociación y en la movilización. Hace diez años ya intentaron cerrar y no pudieron". El comité pedirá auxilio al Ministerio de Industria, al que remitirá toda la documentación. "Es fundamental, por parte del Principado y el Gobierno nacional, un nivel de exigencia máximo sobre la dirección de la empresa", señaló la diputada de Podemos Lorena Gil, que ayer se sumó a las protestas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35