20 de septiembre de 2019
20.09.2019

Industria abrirá una mesa de negociación para tratar de mantener la actividad en Vesuvis

El Ministerio accede a la petición de los trabajadores y convocará a la multinacional

20.09.2019 | 01:18

Los trabajadores de Vesuvius lograron esta mañana el apoyo del Gobierno en su batalla por mantener la actividad y el empleo en la fábrica de Langreo. El Ministerio de Industria se ha comprometido a convocar y a participar en una mesa de negociación en la que estén presentes los representantes de los trabajadores, la dirección de la multinacional y las administraciones con el objetivo de tratar de buscar una solución que evite el cese de la producción en la fábrica del polígono de Riaño.

"Es un paso importante para lograr el mantenimiento de la actividad industrial", señaló Juan Manuel Súarez Baragaño, presidente del comité de empresa de Vesuvius, tras salir de la reunión celebrada esta mañana en el Ministerio de Industria.    

La dirección de la multinacional había vuelto a dejar claro ayer en la reunión celebrada en el en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC) que su intención es parar la producción de refractarios de la planta del polígono de Riaño, en la que trabajan 111 empleados, y que no va a retirar el expediente de regulación de empleo (ERE) que presentó la semana pasada al considerar que está más que justificado por causas organizativas del grupo y estructurales del sector. La plantilla lo niega y destaca que es una deslocalización "pura y dura" ya que la intención es llevar la producción a Polonia, República Checa y Turquía..

Las negociaciones se trasladaron hoy a Madrid. Miembros del comité de empresa de Vesuvius, acompañados por el responsable de Política Sindical de CC OO de Industria, José Manuel Casado, se reunieron a las diez de la mañana con el director general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, Galo Gutiérrez Monzonís, para informarle de la situación de Vesuvius y buscar su implicación en la búsqueda de soluciones. Los trabajadores querían que se constituyera una mesa de negociación en la que esté presente el comité, la dirección de la empresa y las instituciones encabezadas por Industria, al igual que ocurrió ante los anuncios de cierres de plantas en España de las multinacionales Alcoa, Vestas o Cemex. Ese objetivo se ha logrado. "Industria se ha comprometido a contactar con la empresa, convocar la mesa y participar en ella", señaló Juan Manuel Suárez Baragaño, que calificó de "positivo" el encuentro en Industria y señaló que hay para tratar de frenar el ERE.   

Ayer un centenar de trabajadores se concentraron ante la puerta del SASEC al grito de "Vesuvius no se cierra" mientras que directivos de la empresa, encabezados por el asturiano Francisco Lorenzo, y el comité trataban de acercar posturas. "Si esto no se arregla, guerra guerra guerra", gritaban los trabajadores entre estruendo de petardos. "Queremos que la empresa retire el ERE, porque la fábrica es rentable y tiene carga de trabajo, y a partir de ahí hablaremos si quieren de mejoras de la productividad", señaló Juan Manuel Suárez Baragaño a la entrada de la reunión.

Dos horas y media después, los miembros del comité salieron del encuentro sin lograr su propósito, aunque las relaciones no están rotas ya que el próximo día 25 la dos partes volverán a reunirse en el SASEC. "Siguen en sus trece con el cese de la actividad productiva", afirmó Suárez Baragaño, que añadió que la plantilla continuará con las movilizaciones y tratando de recabar apoyos. "Esto no es un sprint, es una carrera de fondo y la vamos a ganar", señaló el presidente del comité entre los aplausos y los puños en alto de sus compañeros. "La próxima visita será con dinamita", gritaban los trabajadores, controlados por un amplio dispositivo policial.

Fuentes de Vesuvius señalaron que la compañía "mantiene su disposición a explicar cuántas veces sea posible a los representantes de los trabajadores, instituciones y a la sociedad en general los motivos de un ERE que está avalado en un extenso informe y en la detallada documentación entregada al comité de empresa y al Principado de Asturias". La compañía británica destacó en que el ERE "es necesario" y está "justificado" por causas organizativas del grupo (necesidad de concentrar la producción en Europa en las plantas más competitivas) y estructurales del sector (sobrecapacidad en un momento de crisis del sector siderúrgico, su principal cliente). Por ello la multinacional insistió en negociar el ERE, que supone el cese de la actividad manufacturera y algunas funciones administrativas en las fábricas de Langreo y Miranda de Ebro (Burgos). La actividad quedaría reducida a una oficina comercial con menos de 20 de los 128 empleados que suman las dos plantas y para los excedentes Vesuvius ofrecería prejubilaciones, recolocaciones fuera de España y planes de recualificación.

El comité de empresa considera "incomprensible" el ERE ya que el volumen de producción de las fábricas de Langreo y Miranda se mantendría pero trasladado a las fábricas de Skawina (Polonia), Trinec (República Checa) y Kocaeli (Turquía). "Es una deslocalización pura y dura", señaló Suárez Baragaño, que criticó que la empresa se niegue a sufragar los costes de contratación de una consultora para que elabore un informe alternativo al presentado por la compañía. "Dejan a los trabajadores en una situación de indefensión al no poder recabar los datos que necesitan para poder combatir el ERE", señalaron fuentes de CC OO de Industria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35