02 de octubre de 2019
02.10.2019

Duro, con dos bajas más en el consejo, busca oxígeno en los fondos de inversión

El grupo asturiano intenta acelerar la incorporación de nuevos accionistas y persuadir a la banca para que le conceda 38 millones en avales

02.10.2019 | 01:14
Los integrantes del consejo de administración, durante la junta de accionistas de mayo. De los miembros de entonces permanecen el presidente, Acacio Rodríguez, y el consejero delegado, José María Orihuela, tras cuatro dimisiones y otras tantas incorporaciones en quince días.

Duro Felguera intenta taponar las vías de agua que afloran en su situación financiera y patrimonial y también en su estructura corporativa. Por segunda vez en dos semanas, el consejo de administración sufrió ayer bajas, con las dimisiones de Loreto Ordóñez y Juan Miguel Sucunza, consejeros independientes. Ocurre mientras la compañía intenta eludir el riesgo de concurso de acreedores pidiendo a la banca acreedora concesiones urgentes de financiación y acelerando los contactos para reforzar el capital. Hay conversaciones exploratorias con dos fondos de inversión internacionales, según trascendió también ayer.

Loreto Ordóñez, primera ejecutiva de la energética Engie en España, y Juan Miguel Sucunza, presidente del grupo Azcoyen, han alegado motivos personales para dimitir, en concreto, la dificultad para compatibilizar el trabajo que requiere ser consejero de Duro con sus otras ocupaciones. Sus bajas siguen a las comunicadas el 18 de septiembre por Marta Elorza y Alejandro Legarda, la de este último por divergencias con la gestión, según se reconoció ante el regulador bursátil. Las nuevas vacantes han sido cubiertas con los nombramientos de Rosa Aza, expresidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón, y José Julián Massa, profesor universitario y ex alto cargo del Ministerio de Economía y exconsejero de Hunosa.

Duro encara semanas decisivas para su sostenibilidad financiera. La dirección estima que, para desarrollar su plan estratégico, precisará 50 millones en fondos adicionales en los próximos doce meses y avales por 80 millones para ejecutar los proyectos que tiene en cartera, además de otros para pujar por nuevos contratos. Tras haber amarrado un compromiso con la aseguradora pública Cesce para disponer de parte de esas garantías, Duro trata de que los bancos acreedores, por ahora contrarios a asumir nuevos riesgos, accedan a conceder unos 38 millones en avales y a una nueva reestructuración de la deuda.

La cúpula directiva ha confirmado que entre sus prioridades está la incorporación de un socio industrial. Según fuentes conocedoras del proceso, la compañía explora también la entrada de capital de fondos de inversión. Existen, según esa versión, conversaciones preliminares con dos de esas instituciones internacionales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35