10 de octubre de 2019
10.10.2019

La lucha de Vesuvius entra en la Catedral

Tres trabajadores se encierran en el templo ovetense, siguiendo la estela del conflicto de Duro en los 90 l La Iglesia expresa su solidaridad: "Dan a conocer su dramática situación"

10.10.2019 | 00:56
La lucha de Vesuvius entra en la Catedral

Tres trabajadores de Vesuvius permanecen desde ayer encerrados en un lugar tan poco industrial como la sacristía de la catedral de Oviedo, para protestar por los planes de la multinacional de dejar sin actividad la fábrica de Langreo y de prescindir de la gran mayoría de sus 111 empleos. La plantilla buscaba dar un golpe de efecto dentro de las movilizaciones que protagoniza contra el cierre y lo hizo siguiendo la estela de los obreros de Duro Felguera que en 1992 y 1996 protagonizaron sendos encierros en el mismo templo. Como ocurrió con aquellas protestas de Duro, los trabajadores de Vesuvius han contado ahora con la anuencia de las autoridades eclesiástica para iniciar su protesta.

Lo que no ha transcendido es la identidad de los trabajadores que permanecerán enclaustrados en la Catedral con "carácter indefinido", según declaró Damián Manzano, secretario general de la Federación de Industria de CC OO. Entre las piedras del templo los encerrados y sindicalistas encontraron "apoyo" por parte del arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, y del deán de la catedral, Benito Gallego.


Los preparativos se habían llevado en el más estricto de los secretos. Poco después de las cuatro y media de la tarde, casi toda la plantilla langreana de Vesuvius se concentró en la plaza de la Catedral. Toda una marea naranja. En el centro, el presidente del comité de empresa, Juan Manuel Suárez Baragaño, con la voz entrecortada y evidente prisa, leyó un comunicado en el que se asegura que la plantilla "viene atravesando un auténtico infierno". El texto añade: "La empresa se ha burlado de nosotros, pero también de las administraciones asturianas, españolas y de la ciudadanía. A cinco días de que acabe el período de consultas (el próximo lunes) es el momento de que se pare los pies a quien pretende dejar en la calle a 128 familias (incluidas las afectadas en Burgos)".

A renglón seguido, los trabajadores echaron a correr hacia el interior del templo. Superaron los controles y llegaron hasta la sacristía los tres trabajadores que permanecen encerrados y una representación del comité de empresa y los dirigentes de CC OO Damián Manzano, Gerardo Argüelles y José Manuel Cima. Ya dentro, la comitiva informó de sus planes a los representantes de la Catedral. Tras varios minutos de negociación, llegó el deán, Benito Gallego, que dio luz verde a que los trabajadores iniciaran su encierro.

El comunicado de los trabajadores




La reacción del deán de la Catedral


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35