17 de octubre de 2019
17.10.2019

Alsa operará en Casablanca y duplica su tamaño en Marruecos por segunda vez este año

La filial de NX, que gestiona los autobuses de cinco ciudades del país, aspira a competir a corto plazo en el negocio del transporte de largo recorrido

17.10.2019 | 01:04
Un autobús de Alsa en Rabat.

El grupo de autocares y autobuses Alsa, de origen asturiano, acaba de duplicar prácticamente su tamaño en Marruecos por segunda vez este año tras la consecución del contrato para realizar el transporte urbano de Casablanca, la principal ciudad económica y comercial de Marruecos. Alsa ya había doblado su volumen de flota y negocio en el país el pasado agosto con el inicio de las operaciones en Rabat, la capital del país, y su área de influencia.

Con la adjudicación de los servicios urbanos de transporte de viajeros en Casablanca, el grupo, filial de la multinacional británica National Express (NX), ha pasado a operar en cinco de las grandes urbes marroquíes y se ha consolidado como el mayor operador privado del país en transporte urbano. Hasta ahora Alsa ya estaba gestionando la red de autobuses en Marrakech (desde 1999, hasta veinte años), Agadir (2010), Tánger (2013), Khouribga (2015) y Rabat y sus áreas urbanas satélites de Salé y Temara, cuyo licitación ganó el año pasado.

El contrato de Casablanca (el mayor de una compañía española del sector en el extranjero) tiene una duración inicial de diez años. Supondrá la incorporación de 700 nuevos autobuses para atender a 100 millones de pasajeros al año, con una facturación prevista de 729 millones de euros en los 10 años del contrato. A la licitación, convocada por el Establecimiento de Cooperación Intercomunal (ECI) de Casablanca, también concurrió la compañía francesa RATP.

Alsa prevé culminar este año con una flota de 1.015 vehículos en Marruecos, 228,9 millones de pasajeros y una facturación de 100 millones, y estima que en 2020 dispondrá de 1.764 buses, 353,8 millones de pasajeros y un volumen de negocio de 174 millones de euros.

La entrada en vigor del nuevo servicio se va a producir en dos fases. Hasta noviembre de 2020 operarán 400 autobuses y se modernizará la flota, se impartirán cursos de formación y se construirán nuevas instalaciones. Y a partir de esa fecha se incorporarán 700 vehículos nuevos y tecnologías de gestión. Alsa aspira a competir en el corto plazo en el país norteafricano también en servicios interurbanos y de larga distancia. La familia asturiana Cosmen Menéndez-Castañedo es el mayor accionista de su matriz, el grupo británico National Express.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35