21 de octubre de 2019
21.10.2019

Grupomar construirá en Asturias otro buque atunero para su flota

El empresario astur-mexicano Antonio Suárez sumará una nueva unidad a los tres pesqueros que ya le fabricó Armón en Gijón

21.10.2019 | 00:55
Antonio Suárez, en Gijón, ante la imagen de uno de sus buques.

El conglomerado pesquero y conservero mexicano Grupo Marítimo Industrial (Grupomar), propiedad del empresario asturiano Antonio Suárez Gutiérrez (Oviedo, 1942), planea encargar la construcción de un nuevo buque atunero para su flota que podría contratar el año próximo y que, de hacerse, se acometería en Asturias, al igual que los tres últimos buques de nueva construcción incorporados por la compañía en los últimos ejercicios.

Entre 2013 y 2015 Grupomar encargó a la factoría de Armón en Gijón los buques "Gijón", "Oaxaca" y "Manzanillo", todos ellos con 78 metros de eslora, 13,65 de manga y con capacidad para albergar 19 cubas con 1.600 metros cúbicos de almacenaje para las capturas. Estos tres buques, que faenan en el océano Pacífico, surten al grupo de materia prima para producir 1.700 millones de latas de atún al año.

Además de los tres pesqueros encargados por Grupomar, otros empresarios mexicanos del sector cercanos a Antonio Suárez contrataron otras seis unidades.

Antonio Suárez, ovetense de nacimiento, gijonés por residencia durante su infancia y con orígenes familiares en los municipios de Sobrescobio y Campo de Caso, ya había afirmado en los últimos años, y sobre todo tras la conclusión por Armón de los tres barcos botados en Gijón (en el antiguo astillero Juliana), que en el futuro todas las embarcaciones que incorporara su organización se encargarían en Asturias.

Grupomar llegó a ser el mayor operador atunero del planeta, condición que perdió a causa del contencioso que mantuvo años atrás EE UU con México para el acceso a determinados caladeros y el embargo al que sometió a las producciones mexicanas. Aún así, con 35 empresas y 3.000 empleos, es uno de los mayores grupos de su sector en el continente americano. La organización está integrada verticalmente y cubre las actividades pesquera, portuaria y transformadora. El grueso de sus empresas son mexicanas aunque también participa en compañías mixtas con capital español, japonés y de EE UU.

El sector asturiano de la construcción naval atravesó, como el del conjunto del país, una grave crisis en los años 80 y 90, que dio lugar a una gran reconversión. Desde entonces, y tras una reconducción del modelo de negocio y del segmento de buques, con una reorientación hacia fabricaciones de mayor valor añadido, la industria naval regional ha vivido una etapa de recuperación y expansión. España es el tercer país europeo con más construcciones en cartera (el 90% son para la exportación), factura 7.500 millones y mantiene 70.000 empleos. Los astilleros asturianos lograron el año pasado 10 de los 29 nuevos contratos de construcción captados por las pequeñas y medianas factorías navales españolas, lo que supone una cuota del 34,48% sobre el total nacional. La cartera de pedidos en vigor acumulada por el sector asturiano suma 18 contratos, el 30% de los que reúne la industria naval del país en ese segmento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35