27 de noviembre de 2019
27.11.2019

La expectativa de un nuevo intento de fusión impulsa a Liberbank y a Unicaja en Bolsa

Accionistas de ambas entidades podrían estar explorando la integración, tras el fracaso de la última negociación por el reparto del capital

27.11.2019 | 01:11
La expectativa de un nuevo intento de fusión impulsa a Liberbank y a Unicaja en Bolsa

Las cotizaciones bursátiles de Liberbank y Unicaja encadenaron desde el lunes subidas relevantes (en torno al 5% en dos días) al reaparecer la posibilidad de un nuevo intento de integración entre ambas entidades, el segundo este año tras las conversaciones que en mayo finalizaron sin acuerdo por discrepancias sobre el reparto accionarial del banco que resultaría de la fusión. Ahora, el movimiento se atribuye en el mercado, no a las cúpulas ejecutivas ni a los consejos de administración, sino a accionistas de ambos lados que estarían acercando posiciones sobre los términos de una nueva operación de canje.

Los títulos de Liberbank llegaron a subir más del 5% en algunos momentos de la sesión de ayer, en la que cambiaron de manos algo más de 9 millones de acciones, la mayor cifra desde junio. El afán comprador se desinfló con el paso de las horas y la recogida de beneficios de los especuladores a corto. Finalmente, la cotización cerró en 0,30 euros, tras una subida del 2,32%. Sumada al alza del 2,52% del lunes, el valor bursátil del banco de raíz asturiana aumentó en dos días el 4,9%, en un contexto general de pérdidas o de ganancias muy limitadas del resto de las entidades financieras cotizadas, salvo Unicaja.

La entidad malagueña cosechó una revalorización del 1,91% en un día y del 5% en la suma de las dos primeras jornadas de la semana. Su comportamiento en el parqué fue gemelo al de Liberbank y estuvo alentado por informaciones acerca de nuevos contactos para una fusión. Según el diario "Expansión", que cita fuentes financieras, accionistas de peso en ambas entidades estarían en conversaciones para allanar el camino de la integración, desbrozando el obstáculo que llevó a los consejos de ambos bancos, de mutuo acuerdo, a poner fin a otra negociación el día 14 del pasado mayo: los términos del canje de acciones que determinarían la composición del capital del nuevo banco y el peso en él de los accionistas de las entidades fusionadas. Por lo que trascendió entonces, la operación encalló ante la negativa del consejo andaluz a que los dueños de Liberbank alcanzaran una participación superior al 40%.

El nuevo proyecto de unión que se atribuye a Liberbank y a Unicaja sigue un modelo de negociación distinta a los contactos precedentes, incluidas otras tentativas que se produjeron en 2011 y 2012. Ahora no serían las cúpulas encabezadas por Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, y por Manuel Azuaga, presidente de Unicaja, las que estarían en la primera línea, sino accionistas significativos de ambos bancos. El socio individual con más peso en Liberbank es el fondo estadounidense Oceanwood (17,52%). La Fundación Cajastur (16,14%) tiene sus acciones sindicadas con las de Caja Cantabria (3,36%) y Caja Extremadura (4,80%), lo que da este grupo de accionistas una posición preeminente. Otros inversores de relieve y con sitio en el consejo son el mexicano Ernesto Tinajero (7,15%) y la Corporación Masaveu (5,76%).

Los principales accionistas asturianos (Fundación Cajastur y Masveu) evitaron ayer comentar los posibles acercamientos a Unicaja, entidad cuyo propietario hegemónico es la Fundación Unicaja (49,68%). Esta entidad también guardó reserva. El banco malagueño, por su parte, se remitió a unas manifestaciones recientes de su director financiero, Pablo González, quien, en la última presentación de resultados, explicó que Unicaja está abierta a "analizar cualquier acuerdo que tenga sentido para los accionistas". A renglón seguido afirmó que en ese momento no existían nuevos contactos con Liberbank, aunque en referencia a Unicaja como banco, no a sus propietarios.

Liberbank y Unicaja detuvieron sus últimas negociaciones en mayo de este año. En febrero el banco asturiano había dado un portazo a un intento de compra por Abanca, argumentando que la entidad gallega controlada por el banquero astur-venezolano Juan Carlos Escotet no había presentado una oferta con arreglo a la regulación del mercado.

La dirección ejecutiva que pilota Manuel Menéndez se ha centrado en estos mesese en consolidar su proyecto en solitario, profundizando en el saneamiento del balance y en la reducción de costes. Dentro de esa estrategia, el banco ha propuesto nuevos ajustes laborales que los sindicatos intentan frenar ( un expediente de regulación de empleo con recortes salariales y de beneficios sociales).

Algunos de los accionistas significativos de Liberbank también se han movido últimamente para reforzarse. El fondo Oceanwood acaba de elevar su participación del 17,09% al 17,52%. Y Ernesto Tinajero ha subido la suya del 6,38% al 7,14%.

La plantilla, centrada en frenar los ajustes 

La plantilla de Liberbank no quiere oír hablar de fusiones. De momento. Los sindicatos, casi al unísono, mostraron ayer su desconfianza ante la posible reactivación de las conversaciones para una fusión del grupo bancario con el andaluz Unicaja. Los dirigentes aseguraron que su objetivo prioritario es frenar los ajustes que la dirección quiere aplicar a los trabajadores y cuyas negociaciones están atascadas y con la tensión a flor de piel. A la plantilla solo han llegado hasta ahora tambores lejanos de esa posible fusión que, por otra parte, destacan los sindicalistas, resuenan cada poco. Eso sí, tampoco la verían con malos ojos.

Lucía María Calvo, portavoz de CC OO, señaló: "En lo que estamos centrados ahora es en parar los recortes; además, a la plantilla la empresa no nos informa de nada". Sobre los recortes, los planes de Liberbank suponen aplicar ajustes para recortar en 22 millones los costes, lo pretende hacer en parte mediante recortes en las nóminas de los trabajadores. Por ejemplo, plantea una reducción de las nóminas de entre el 5 y el 8,75% para los salarios que estén por encima del convenio colectivo y la suspensión de las aportaciones al plan de pensiones, además de otros ajustes en la cesta de ­Navidad.

Sobre la posible fusión con Unicaja, Calvo opina: "Dentro de lo posible es la opción menos mala, pero si sigue mandando el mismo (en alusión a Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank), no serviría de nada".

Calcada opinión tiene el resto de fuerzas sindicales con representación en la entidad financiera. Félix Ángel Lobato, de UGT, agregó que "ahora estamos centrados en la negociación que tenemos entre manos, ya que es muy grave lo que nos están planteando". Y sobre ese asunto añade: "Nosotros nos oponemos a negociar cualquier recorte porque no existe ninguna causa que lo justifique". Aunque es muy poco optimista. "La experiencia nos dice que la compañía es muy poco permeable", argumenta.

Carlos Javier Zapico, de CSICA, es de los que apuntan que desde "hace como cosa de un mes que hay nuevos rumores sobre lo de Unicaja". Pero, matiza, "entre la plantilla tampoco se le está dando mucha importancia. Lo que sorprende es que esté saliendo todo esto ahora a la luz cuando estamos en plena negociación con la empresa". Sobre la posible fusión asegura, no obstante, que no la ve con malos ojos. "Al menos, parece que el solapamiento de oficinas no sería demasiado grande, salvo en alguna comunidad como Extremadura", asegura.

"Por tamaño necesitamos fusionarnos, y también por la nefasta gestión de Liberbank", afirmó Marco Antuña, de la CSI. Este sindicato realizó ayer una movilización a las puertas de la Junta General del Principado en protesta por la situación por la que atraviesa la compañía.

Los sindicatos continuarán negociando mañana, jueves, el plan de recortes de la entidad financiera en una reunión que tendrá lugar en Madrid. Previamente, los delegados y empleados del banco llevarán a cabo una concentración frente a la sede madrileña del Banco de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35