Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La costa occidental, uno de los mejores emplazamientos del país para eólicos flotantes

El Principado considera el plan de renovables de EDP un buen ejemplo de alternativas al carbón

La costa occidental, uno de los mejores emplazamientos del país para eólicos flotantes

La costa occidental, uno de los mejores emplazamientos del país para eólicos flotantes

El viento sopla a favor de Asturias. La costa de la región, y especialmente la del Occidente, es una de las zonas de España con mayor potencial para la instalación de parques eólicos marinos flotantes, según los resultados de un estudio promovido por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Ese potencial pretende aprovecharlo la compañía energética EDP, que proyecta, tal como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA, el que podría ser el segundo parque flotante de la península después del que construye la propia empresa portuguesa junto a Repsol y Principle Power a 20 kilómetros de la costa de Viana do Castelo, en Portugal.

Además de impulsar el parque eólico flotante, EDP pretende producir hidrógeno en sus centrales térmicas en la región. "Cuando hablamos de la transición ecológica estamos hablando, entre otras cosas, de generar energía a partir de nuevas fuentes renovables y por lo tanto estos planes de EDP encajan dentro de un marco de futuro que responde también a los planteamientos del Principado", señaló Enrique Fernández, consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica al ser preguntado por los planes de EDP.

Asturias es referencia en el sector de la eólica marina gracias a la labor de empresas como Windar, fabricante de pilotes de cimentación, soportes submarinos, fustes y estructuras flotantes para sostener aerogeneradores en alta mar, o ArcelorMittal, que en su tren de chapa gruesa de Gijón fabrica acero para esos molinos de viento en alta mar. Sin embargo, la región no estaba siendo considerada hasta ahora como emplazamiento para proyectos de eólica marina debido a que, muy cerca de la costa, ya se alcanzan grandes profundidades. "A partir de 50 metros de profundidad deja de ser viable la instalación de un parque eólico con cimentaciones en el fondo marino, pero el desarrollo de la eólica marina flotante ha hecho que desaparezcan esas limitaciones y abre oportunidades para Asturias", señaló el ingeniero gijonés Ricardo García, impulsor de la consultora Spinacker de proyectos en alta mar.

EDP ha sido una de las compañías pioneras en el campo de la eólica marina flotante. En 2011 puso en marcha un proyecto piloto con un aerogenerador flotante de dos megavatios de potencia frente a la costa portuguesa de Aguçadoura y vistos los buenos resultados impulsó el proyecto de 25 megavatios que está en construcción frente a la costa de Viana do Castelo. Pero EDP , continuadora en España de la antigua compañía asturiana Hidroeléctrica del Cantábrico, maneja más proyectos de eólica flotante y entre ellos está el aprovechamiento del potencial de Asturias.

Un estudio técnico promovido por el IDAE, instituto dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, localizó en Asturias, Galicia, el Estrecho de Gibraltar, Cabo de Gata, la desembocadura del Ebro, el Norte de Gerona y las Islas Canarias las mejores ubicaciones para parques eólicos marinos si se superaban las limitaciones que imponían las aguas profundas. Cuando se elaboró el estudio, la eólica marina flotante en aguas profundas aún estaba en fase experimental, pero hoy ya es una realidad.

El IDAE estableció que para ser viable un parque eólico marino se necesitaría una velocidad media anual de viento de 7,5 m/s. En Asturias, respetando las zonas de exclusión (por proximidad de costa , riqueza ambiental...) cumple ese requisito una amplia franja de mar frente la costa que va desde la ría de Villaviciosa hasta la ría del Eo. Pero es el Occidente de la región donde se dan las mejores condiciones puesto que hay una franja de mar donde la velocidad media anual supera los 8 m/s. De momento, EDP no ha desvelado dónde pretende llevar a cabo su proyecto asturiano.

Los parques eólicos marinos flotantes son más costosos que los cimentados sobre el fondos marino, pero tienen ventajas sobre estos últimos. El ingeniero Ricardo García, experto en "offshore", destacó que al poder instalarse en aguas profundas también tienen acceso a mejores condiciones de viento, aunque también hay que tener en cuenta que a más distancia de la costa son mayores las costes de extensión de cable para llevar a tierra la energía generada. "Es una ecuación que hay que resolver a la hora de elegir el mejor emplazamiento", señaló García, que también destacó que los parques flotantes soportan mayores aerogeneradores (incluso de 10 MW) y tienen la ventaja de que pueden construirse en tierra y luego ser remolcados hasta alta mar, evitando los altos costes de movilizar barcos para hacer las tareas de montaje allí. Además, el impacto ambiental de los sistemas flotantes es menor al ser menos invasivos en el fondo marino. "Los parques eólicos marinos flotantes pueden ser la alternativa para que Asturias genere energía limpia y barata para mantener su gran industria electrointensiva", afirmó Ricardo García.

Compartir el artículo

stats