15 de enero de 2020
15.01.2020

Los sindicatos de supermercados sopesan más acciones de presión

Las centrales, que aparcaron sus dos "líneas rojas", acusan a la patronal de querer "imponer" y reclaman voluntad negociadora

15.01.2020 | 01:14
Por la izquierda, Margarita Quintano (USO), Alfredo García (CC OO) y Ana del Rosal (UGT).

Los sindicatos asturianos de supermercados acusaron ayer a la patronal de pretender "imponer" sus propuestas en la negociación del convenio colectivo del sector y de no haberles permitido un margen de tiempo para analizar su última propuesta y para someterla a la consideración de los delegados y de la asamblea de trabajadores. "Nos dijeron que o firmábamos ya o retiraban la totalidad de su propuesta", incluidos los aspectos sobre los que ya se había alcanzado un acuerdo en diciembre, dijeron los responsables sindicales.

Tras la nueva ruptura de las conversaciones, anteayer por la noche (la anterior fractura del diálogo, el 12 de diciembre, abocó a la huelga del 21 al 24 de diciembre), los sindicatos CC OO, UGT y USO hicieron un llamamiento a la asociación empresarial de supermercados (Asupa) para que negocie con "voluntad de llegar a acuerdos" y anunciaron que sopesarán las posibles "acciones" que pudieran convocar como medida de presión (cuya naturaleza y alcance no llegaron a precisar) para desbloquear la situación. El 27 de diciembre los sindicatos, previa mediación del Principado, desconvocaron la huelga para los días 28 a 31 de diciembre con el fin de posibilitar la vuelta a las conversaciones, lo que se produjo anteayer.

Los sindicatos declararon que, en aras a facilitar el acuerdo, "aparcaron" durante la negociación de este lunes las dos exigencias que habían bloqueado el diálogo en diciembre (la revisión automática de los niveles salariales cada cuatro años y la contabilización dentro de la jornada laboral del descanso diario de 20 minutos o "tiempo de bocadillo o café") y que, a cambio, reclamaron la mejora de las bases reguladores de la incapacidad temporal (IT) y que el trabajador pudiera elegir la compensación bien con dinero o con descansos de las horas extraordinarias realizadas. Según su versión, Asupa no lo aceptó y sólo ofreció una única mejora social adicional a las ya pactadas en diciembre: un día más de libre disposición al año pero, a diferencia del que ya disfrutan actualmente las plantillas, este descanso estaría supeditado a no ejercerlo entre el 6 de diciembre y el 6 de enero ni inmediatamente antes o después de un festivo.

Entendimiento salarial

Los sindicatos dieron a entender que la negociación salarial no ha sido el obstáculo y que el escollo siempre ha estado en las mejoras sociales, que las centrales consideran cruciales en un sector en el que se trabajan 1.800 horas, de lunes y a sábado, y en los que muchos trabajadores llevan treinta años en la misma categoría sin poder promocionar, señalaron.

UGT, CC OO y USO consideraron que podrían aceptar la propuesta salarial (ya había habido acuerdo en diciembre para el periodo 2019-2021) y que ayer Asupa, para acercar posiciones, amplió hasta 2023. Según su última propuesta, habría un incremento salarial del 1,5% en 2019, 2,15% en 2020, 2,53% en 2021, y 2,5% en 2022 y 2023, con cláusula de revisión salarial en función de la inflación. En diciembre ya se se comprometió una remuneración mínima de 14.000 euros brutos anuales para todos los trabajadores en 2021, así como dos días más de vacaciones, un mayor periodo de lactancia, la recuperación de descansos cuando coincidan en festivos y la subrogación de plantillas en caso de venta o de compra de empresas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35