Adele Robots una de las compañías asturianas líderes en diseño y comercialización de robots, ha sido declarada en concurso voluntario firme y se encamina a la liquidación aunque se mantienen contactos con posibles inversores para intentar rescatar la unidad productiva.

La compañía, domiciliada últimamente en Gijón, se dedicaba desde 2011 a la robótica social e inteligencia artificial, con productos como los robots Tico, Peppa Pig y Next, dirigidos a la educación infantil, además de la comercialización en España y Portugal de un robot de un fabricante japonés para terapias con personas con demencia. El robot Next era fabricado en exclusiva para una editorial española.

Adele diseñaba los modelos y los fabricaba en China. En medios de la sociedad se atribuyó la crisis a la deuda financiera asumida, a la que no pudo hacer frente la sociedad por la pérdida de pedidos del modelo Peppa Pig a causa de retrasos en su producción por el proveedor chino. Hay unidades producidas que ya no han podido ser importadas. El intento de que la banca acreedora capitalizara la deuda no prosperó.