Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las pymes de la región exploran las compras colectivas de energía

El metal y la industria cárnica manejan proyectos para obtener rebajas de precio de hasta el 20%

Asistentes a la jornada de Femetal sobre compra colectiva de energía.

Asistentes a la jornada de Femetal sobre compra colectiva de energía. ÁNGEL GONZÁLEZ

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) asturianas trazan nuevas estrategias para abaratar sus costes energéticos aliándose entre sí para ganar tamaño y negociar en mejores condiciones con los proveedores eléctricos. Trabajan en ello al menos el sector del metal y el de la industria cárnicas, ambos con proyectos para poner en marcha compras colectivas de energía o adherirse a plataformas nacionales que ya funcionan con éxito.

La patronal del metal, Femetal, reunió ayer a representantes de 57 empresas en una jornada en la que se expusieron las ventajas de las citadas compras colectivas. El mecanismo consiste en reunir al mayor número de compañías posible para sumar un consumo agregado importante y negociar con las comercializadoras de energía precios fijos a plazos que puede llegar al año. "Se obtienen ahorros medios del 20%", subrayó Juan Ugarte, director general de SAE, patronal alavesa que hace un lustro puso en marcha una plataforma a la que se han ido sumando organizaciones empresariales de distintas partes de España y de variopintos sectores. Ahora lo hace Femetal.

"Más allá de las industrias electrointensivas, el coste energético también es un factor clave de competitividad de las pymes, esencial para su rentabilidad, de la que dependerá además las inversiones que habrán de realizar para adaptarse a cambios como los relacionados con la industria 4.0 y la digitalización", expuso Guillermo Ulacia, presidente de Femetal.

El propósito de la patronal es, además de impulsar la compra colectiva de energía "para asegurar el mejor precio del mercado", facilitar asesoramiento para optimizar el gasto energético en las empresas y proporcionar apoyo técnico y financiero para iniciativas de eficiencia y autoconsumo. El primer paso fue la jornada de ayer, en la que participó, además de una representación de la patronal vasca SEA, el director general de la consultora energética ASE, Ramón López.

La industria cárnica trabaja también en un proyecto de compra colectiva de energía, explicaron ayer Miguel Huerta, secretario general de la patronal nacional Anice, y el director general de la asturiana Asincar, Juan Díaz. El gremio trata de poner en marcha una central de compras con la que, estima, las empresas podrían obtener ahorros de entre el 15% y el 17% en la factura eléctrica. Los promotores aspiran para ello a reunir a unas 150 empresas y negociar precios con los comercializadores para adjudicar contratos a plazo al precio más ventajoso. Según datos recabados por Asincar entre sus asociados, en la actualidad hay una gran dispersión en la contratación eléctrica, de modo que entre 70 empresas consultadas se identificaron 23 comercializadoras distintas de electricidad.

Compartir el artículo

stats