07 de marzo de 2020
07.03.2020

Clas pretende que Biogastur genere biometano además de electricidad

Central Lechera prevé firmar la semana próxima el pacto definitivo para asumir el 84% y alerta de que la planta deberá ser rentable

07.03.2020 | 00:17

Central Lechera Asturiana (Clas) va hacer una puesta por la sociedad naviega Biogastur (un proyecto de generación energética a partir de purines de explotaciones ganaderas) e invertir en ella para que sea "viable y rentable", pero condicionado a que la planta garantice su sostenibilidad económica y no sea un proyecto "subsidiado permanentemente", dijo Francisco Sanmartín, director general de Clas.

Central Lechera tiene el 25% de la sociedad y acaba de alcanzar un preacuerdo con la familia Guzmán Cavero de Carondelet que prevé elevar a acuerdo definitivo la semana próxima para adquirir su participación mayoritaria en la sociedad (59%), con lo que Clas pasaría a dominar el 84%.

La sociedad láctea proyecta dotar a la planta de polivalencia para que, además de generar electricidad (4,5 megavatios) mediante la quema del metano generado en la planta, pueda transformar este gas en biometano para su inyección directa en el gasoducto o su empleo como combustible en flotas de vehículos. La ejecución de este plan, que dotaría de versatilidad a la planta, supondría una inversión adicional de 2,5 millones a los casi 16 millones que costó la construcción de la planta, que actualmente mantiene una actividad latente y arrastra problemas de gestión, que serán los primeros que deberán resolverse, según Clas. Además de energía, la instalación produce digestato, un fertilizante.

La planta naviega tiene capacidad para tratar 1.000 toneladas diarias de purines y 200 toneladas de sustratos (otros residuos de las explotaciones ganaderas) y es susceptible de ser ampliada el 50%.

Bertino Velasco, presidente de Clas, sostuvo que Central Lechera era socia minoritaria pese a lo cual ha dado un paso al frente para "intentar solucionar el problema". Aunque aún no se ha hecho formalmente con la mayoría accionarial, Clas pagó esta semana la mitad de los salarios que se adeudaban a los 14 trabajadores y analizará la situación de los proveedores.

"Vamos a potenciar la planta, que es buena y robusta, pero primero tenemos que ver la situación real de la planta y sobre todo la situación financiera de la empresa".

Clas no descarta dar entrada a otros socios em Biogastur Energía y confía en reanudar el tratamiento de purines en tres o cuatro meses. A la espera de un análisis detallado cuando asuma el control, cree que el equilibrio financiero de la Biogastur tardará el alcanzarse dos o tres años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35