DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDP ingresó más de 3.100 millones por la venta de activos de HC en los últimos 3 años

La eléctrica lusa traspasó Naturgas por 2.591 millones y ahora transfiere dos ciclos combinados y sus pequeños clientes por otros 515 millones

Sede central de EDP en Oviedo, en obras.

Sede central de EDP en Oviedo, en obras. IRMA COLLÍN

La venta por la compañía eléctrica y gasista portuguesa EDP de su cartera de 1,2 millones de pequeños clientes en España (del orden de 500.000 en Asturias), así como los dos ciclos combinados de Castejón (Navarra), anunciada anteayer, es la segunda gran operación de enajenación que realiza el grupo luso en los tres últimos años de activos mayoritariamente procedentes de la antigua compañía asturiana Hidroeléctrica del Cantábrico (HC), de la que tomó su control en 2001.

Con la venta en 2017 de las redes de gas de la antigua Naturgas, filial de HC, y con el traspaso ahora de sus clientes de electricidad y gas menos intensivos en consumo -hogares, profesionales autónomos y pequeños negocios- a la petrolera Total, la compañía portuguesa ha recuperado el 70% de lo que le costó hace 19 años la totalidad de HC, de acuerdo con el valor presente de la cuantía satisfecha entonces.

Cantábrico fue valorada en 2001 en 3.088 millones de euros en los acuerdos que se firmaron en noviembre de ese año entre EDP, Cajastur y la alemana EnBW. Ese precio equivale en poder adquisitivo (una vez aplicado el factor corrector de la inflación) a 4.394,22 millones de euros actuales,

Con la venta en marzo de 2017 de Naturgas Energía Distribución (la red de gas de HC en España) a JP Morgan Infraestructure, Swiss Life y Abu Dhabi Investment Council -que transformaron la sociedad en la actual Nortegas-, EDP recuperó 2.591 millones, de los que se declararon como plusvalía 700 millones.

Entonces EDP se quedó con la comercialización a los clientes de Naturgas. Parte de este negocio (el de los pequeños abonados al servicio de gas natural) más los afiliados al suministro de electricidad, son los que ahora se transfieren a Total por 515 millones. De este importe (que también incluye los dos ciclos combinados de Castejón) no se ha especificado qué parte es plusvalía.

El primer grupo de Castejón, con una potencia de 424,9 megavatios, fue promovido y construido por la antigua HC y se inauguró en 2002, el mismo año en que EDP comenzó a ejercer la mayoría de control tra la firma de los pactos societarios de noviembre de 2001. El segundo grupo, denominado Castejón III (Castejón II es de Iberdrola), inició su actividad comercial, con una potencia de 418,5 megavatios, en enero de 2008, cuando EDP ya era dueña desde siete años antes del 95,7% de HC, que amplió al 100% en 2015.

Castejón II es un ejemplo de que los negocios vendidos en los tres últimos años no son enteramente procedentes de la antigua HC, dado que el grupo luso realizó inversiones importantes desde entonces y amplió y expandió el negocio.

Lo mismo ocurrió con Naturgas, que fue la compañía resultante de la fusión de Gas de Asturias (sociedad fundada por HC en 1987) y la vasca Naturcorp, adquirida por HC en sucesivos tramos entre 2003 (la energética asturiana, bajo control portugués desde un año antes, compró entonces el 62%) y 2016, que fue cuando la aún Hidrocantábrico completó el dominio sobre el 100% de la gasista vasca. Al año siguiente, en 2017, Hidrocantábrico mutó su razón social por la EDP España, la denominación que la centenaria compañía asturiana ya había adoptado en 2013 como marca comercial.

Los 2.591 millones obtenidos en 2017 por la venta de Naturgas Distribución y los 515 millones que ahora pagará Total suman 3.106 millones, equivalentes al 70% del valor actualizado de lo que EDP pagó en su día por HC.

Aunque esta comparativa debe matizarse en la medida en que en estas dos grandes operaciones de desinversión realizadas por EDP en España en los tres últimos años hay activos y clientes incorporados con posterioridad a la compra de HC, el grueso procede de la sociedad que se fundó hace ahora 100 años mediante la fusión e integración de varias compañías asturianas preexistentes. Y, en todo caso, para apreciar la rentabilidad real obtenida por EDP con la compra de HC habría que sumar los dividendos percibidos por el grupo luso durante las dos últimas décadas.

El grupo luso sigue adelante con las inversiones

El grupo luso sigue adelante con las inversionesLa estrategia de venta de activos que está desplegando EDP no altera sus planes inversores en Asturias, confirmaron fuentes de la compañía, que tras la venta del negocio de comercialización de electricidad a hogares y otros pequeños clientes mantiene un fuerte vínculo con la región. Al igual que en la comercialización, EDP_tiene una posición hegemónica en el sector asturiano de la producción de kilovatios, preeminencia que se acentuará además con los cierres ya confirmados de las térmicas de Iberdrola en Langreo y Naturgy en Tineo. EDP no ha anunciado cierres por ahora, aunque en una fecha por concretar clausurará la actividad del último grupo de carbón de Soto de Ribera y del llamado grupo II de Aboño. El grupo I, en cambio, será reconvertido para utilizar gases siderúrgicos como combustible y prolongar su actividad a largo plazo. La eléctrica, también con planes para ampliar sus activos renovables en Asturias, confirmó ayer que ese proyecto de Aboño sigue en desarrollo.

Compartir el artículo

stats