14 de junio de 2020
14.06.2020
La Nueva España

El PSOE plantea la eliminación "gradual" de los pagos en efectivo

Hacienda prevé rebajar de 2.500 a 1.000 euros el límite vigente de las operaciones en metálico

14.06.2020 | 00:06
Un cliente paga con el móvil en una cafetería de Gijón.

El grupo parlamentario socialista ha planteado la eliminación "gradual" del pago en efectivo, "con el horizonte de su desaparición definitiva", en una proposición no de ley sobre la orientación del sistema tributario ante la crisis provocada por la covid-19, que se ha presentado en el Congreso y se debatirá en la Comisión de Hacienda.

Fuentes del Ministerio de Hacienda informaron a Efe de que en el anteproyecto de ley contra el fraude fiscal, que decayó con las elecciones, ya figuraba rebajar el límite de 2.500 a 1.000 euros los pagos en metálico. Y han precisado que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se ha mostrado favorable a aprobar la ley contra el fraude esta legislatura. Se endurecería de ese modo un límite que entró en vigor en 2012 y que afecta a aquellas operaciones en las que al menos una parte es empresario o profesional. Esto es, entre dos particulares sí caben pagos superiores a los 2.500 euros siempre que no se trate de una transacción comercial.

En la proposición no de ley, los socialistas instan al Gobierno a aplicar hasta once medidas para la contención, mitigación y erradicación de la crisis del coronavirus en el ámbito fiscal y tributario. La eliminación gradual del pago en efectivo hasta su desaparición definitiva es la última de las medidas recogida en la iniciativa socialista, en el capítulo de "prevención y erradicación". El fin progresivo del pago en metálico aparece junto a otras acciones de "prevención", como el impulso de los sellos de excelencia en la contribución fiscal de las empresas, campañas de explicación del destino de los ingresos públicos procedentes de impuestos y la publicidad responsable y respetuosa en términos de conciencia fiscal.

Suecia es el país europeo donde el uso de dinero en metálico está casi erradicado. Se estima que más del 90% de las compras se hacen con la tarjeta o el móvil y muchas oficinas bancarias ya no ofrece la posibilidad de sacar efectivo. Fuera de Europa, Canadá es también uno de los estados donde el uso de billetes y monedas se ha convertido en residual.

Reducir las operaciones en efectivo ayuda a controlar el fraude fiscal en la medida en que los dispositivos electrónicos dejan registradas las transacciones. No obstante, los expertos reconocen que establecer una limitación como la española no resulta decisivo cuando las dos partes que intervienen en una operación deciden mantenerla "sumergida". Según esta versión, la medida sí dificulta el fraude sobre todo cuando se trata de operaciones entre empresas.

La proposición no de ley del PSOE también insta al Gobierno a impulsar en Europa una fiscalidad común adaptada a la nueva realidad económica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35