Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fedea pide un recargo temporal en el IRPF para costear la crisis

El colectivo aconseja a su vez una reforma tributaria permanente para recaudar más

Ángel de la Fuente.

Ángel de la Fuente. O. ORCA

Economistas de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), el colectivo que dirige el gijonés Ángel de la Fuente, propone el establecimiento de un recargo temporal sobre el impuesto de la renta (IRPF) para contribuir a sufragar el elevado déficit público en el que están incurriendo las administraciones

Según el último informe tributario de Fedea, coordinado por lo economistas Julio López Laborda y Jorge Onrubia, y cuyo contenido fue difundido ayer, se precisan medidas coyunturales extraordinarias para afrontar la grave situación fiscal española a causa del derrumbe de los ingresos tributario por el parón económico y el aumento simultáneo del gasto público para atender las necesidades sanitarias sobrevenidas, sostener empleo y tejido empresarial, costear el paro y reactivar la economía.

A su vez, Fedea demanda una revisión integral del sistema tributario con carácter estructural para corregir la tradicional insuficiencia recaudatoria y cerrar la brecha sostenida entre ingresos y gastos que se produce tanto en las fases recesivas como en las de crecimiento. Esta "baja elasticidad" obedece, según Fedea, no tanto a los tipos impositivos como a la existencia de numerosas exenciones, desgravaciones y otras ventajas fiscales que drenan parte de la recaudación. Este diagnóstico es coincidente con el de otros informes de expertos fiscalistas y con los últimos pronunciamientos del Banco de España. Al tiempo que haga la reformulación del sistema tributario, se debe acometer, según Fedea, una revisión del gasto para mejorar su racionalidad. Estas medidas deben contribuir, según los autores, a la estabilidad de las cuentas públicas y a impulsar el crecimiento económico.

El aspecto más novedoso de la propuesta de Fedea consiste en la adopción de lo que el colectivo denomina "coronatributos"o "coronarrecargos": impuestos específicos, transtorios y vinculados a sufragar la enorme factura que dejará tras de sí la pandemia para las arcas públicas, El estudio plantea como "la media tributaria más justa y sencilla (...) un recargo en el IRPF, que es un impuesto general y progresivo, y con buenas propiedades de estabilización automática". El recargo e prolongaría sólo hasta que se logre el reequilibrio de las cuentas públicas.

Salvo en tres años del Gobierno de Zapatero (2005, 2006 y 2007), España ha tenido déficits presupuestarios permanentes con todos los ejecutivos y tanto en las crisis como en las expansiones, y esto pese a que, según la UE, es el décimo país de 27 cuyo gasto público supone una menor proporción del PIB nacional. España, cuarta economía del euro, es la octava que menos recauda. El fortísimo impacto de la pandemia a causa de la alta exposición de España al turismo (el sector más damnificado) disparará el déficit este año a registros insólitos: oscilará, según los pronósticos, entre 96.659 y 154.655 millones.

Aunque con propuestas diferenciadas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de España también han pedido subir impuestos cuando se salga de la crisis. El Gobierno pretende hacerlo. Pablo Casado (PP) exige bajarlos para firmar el pacto de reconstrucción. El exministro de Hacienda Cristóbal Montoro (PP) dijo que ahora no se pueden bajar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats