Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La compra de Viesgo por EDP favorece la entrada de renovables, según el Principado

El Gobierno regional señala que la unión de las líneas de las dos compañías permitirá "una gestión más integrada" de la red de Asturias

La compra de Viesgo por EDP favorece la entrada de renovables, según el Principado

La compra de Viesgo por EDP favorece la entrada de renovables, según el Principado

El Gobierno del Principado ve con buenos ojos la compra de Viesgo por la portuguesa EDP. A la espera de conocer los detalles de la operación, desde el Ejecutivo regional ya se destaca que la unión de las líneas de distribución de ambas compañías permitirá "una gestión más integrada de la red en Asturias", "optimizar la entrada de renovables" en la región y "mantener la alta calidad del suministro energético".

EDP España (la antigua asturiana Hidrocantábrico) ha adquirido la centenaria compañía de origen cántabro Viesgo en una operación valorada en 2.700 millones de euros. EDP asume la totalidad del negocio de generación eléctrica de Viesgo (formado por 24 parques eólicos, tres de ellos en Asturias, dos minicentrales hidroeléctricas y dos térmicas de carbón) y se constituye una alianza, gestionada y dominada por EDP y participada en un 24,9% por el fondo inversor australiano Macquarie (dueño hasta ahora de Viesgo) que aglutinará la redes de distribución eléctrica de los dos grupos bajo las actuales marcas Viesgo, Begasa y E-Redes, que de momento se mantendrán y conservarán sus sedes en Cantabria, Galicia y Asturias, respectivamente.

Con la operación, prácticamente toda la red de distribución eléctrica de Asturias quedará bajo el dominio de EDP, ya que, según apuntaron fuentes de la compañía portuguesa, se anexionan los 5.000 kilómetros de redes y los 107.000 puntos de suministro que Viesgo tenía en Asturias, principalmente en el Occidente de la región y en el valle del Caudal.

La integración de redes es positiva a juicio el Gobierno del Principado. Fuentes del Ejecutivo regional apuntaron que "esta unificación permitirá una gestión más integrada de la red en Asturias, donde había algunas zonas diferenciadas, y permitirá optimizar la entrada de renovables en Asturias y mantener la alta calidad del suministro energético".

El Gobierno regional considera que la operación de compra de EDP está dentro de la "lógica empresarial" y se enmarca dentro de los movimientos de consolidación y cambios que está experimentando el sector energético en España en los últimos años en el marco del proceso de transición energética. "La adquisición de Viesgo por el EDP permite a esta compañía reforzar su posición en el segmento de la distribución y en el negocio de las energías renovables, por el que claramente ha apostado con el objetivo de convertirse en un actor destacado a nivel nacional e internacional", señalaron fuentes del Principado, que añadieron que el hecho de "que Viesgo, con activos, clientes y un compromiso claro de inversión y apuesta por el Principado, pase a depender de EDP nos parece una buena noticia, aunque será necesario conocer los detalles de la operación y cómo se realiza el proceso de integración".

EDP, compañía energética hegemónica en Asturias, había cedido una parte de su peso en la región tras la venta de sus redes de distribución de gas (ahora en manos de Nortegas) y la reciente venta de su cartera de pequeños clientes a la petrolera francesa Total. Ahora, con la adquisición de activos de Viesgo y los proyectos alternativos al cierre de las térmicas de carbón que ha anunciado recientemente (para Soto de Ribera plantea un almacén de energía y para Aboño I tramita la utilización como combustible de gases siderúrgicos) refuerza su posición en Asturias.

La compra de Viesgo, la mayor operación del grupo luso en el exterior desde que en 2001 lanzara la OPA sobre Hidrocantábrico para ser la cuarta gran eléctrica española (por debajo de las actuales Iberdrola, Endesa y Naturgy y por encima precisamente de Viesgo) también supone un refuerzo de la presencia de EDP en España. Sobre todo gana peso en renovables.

A la cartera de EDP Renovables se suman ahora 24 parques eólicos, 20 de ellos en España (en las regiones de Asturias, Galicia, Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha, Andalucía y Murcia) y cuatro en Portugal. Además en el paquete de activos de generación se incluyen dos minicentrales hidroeléctricas (en Andalucía y Murcia) y las centrales térmicas de carbón de Puente Nuevo (Córdoba) y Los Barrios (Cádiz). En estas dos centrales se respetarán los planes de cierre antes de 2021 y desmantelamiento ya previstos por Viesgo y será EDP quien se encargará de gestionar los casi 1 GW de potenciales derechos de acceso a la red que quedarán liberados tras el cierre de las instalaciones de carbón. Esos derechos podrían ser utilizados para el desarrollo de nuevas plantas de energías renovables, aunque todo dependerá de la nueva regulación que Gobierno aplicará en el reparto de los derechos de conexión. El Ministerio para la Transición Ecológica ha anunciado subastas en las que se tendría en cuenta el impacto socieconómico de los proyectos alternativos en los territorios afectados por el cierre de térmicas.

Desde EDP se destaca que la "importante" operación de compra de Viesgo se enmarca en el plan estratégico del grupo EDP 2019-2022, presentado en marzo del pasado año, que preveía un crecimiento en energías renovables y redes eléctricas, así como reducir su exposición al riesgo de mercado y aumentar el peso de las actividades reguladas a largo plazo. Además, con esta operación EDP gana un socio, Macquarie, que es el mayor holding financiero australiano y que puede aportar capital para nuevos proyectos en España. Macquarie, por su lado, no abandona del todo el negocio eléctrico en España y deja la gestión en manos de una multinacional del sector del prestigio de EDP.

Compartir el artículo

stats