La persistente tendencia al alza de la deuda pública española desde 2008, salvo algún altibajo pasajero, y el aumento descontrolado del déficit público a causa de la pandemia (que ha hundido los ingresos y disparado los gastos) situaron en junio los débitos soberanos españoles que computan a efectos del protocolo de déficit excesivo de la UE en 1,289 billones de euros, según el cálculo del Banco de España.

Se trata de un nuevo máximo en la historia fiscal española y el cuarto consecutivo desde la crisis del coronavirus. En términos de PIB, el endeudamiento del conjunto de las administraciones supera el 100% y se sitúa en niveles no vistos desde 1909.

La deuda ha crecido en 88.130 millones desde el estallido de la pandemia en marzo, un aumento del 7,33%.

Las previsiones de organismos públicos y privados apuntan a que la deuda pública alcance este año entre el 114% y el 125% del PIB.