Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Decepción en la industria por el dinero del CO2: "El Gobierno incumple su palabra"

Las patronales denuncian que las ayudas se quedan en la quinta parte de lo prometido l El Principado insta a Madrid a ampliar los fondos

Decepción en la industria por el dinero del CO2: "El Gobierno incumple su palabra"

Decepción en la industria por el dinero del CO2: "El Gobierno incumple su palabra"

La gran industria intensiva en consumo energético, de la que forman parte ArcelorMittal, Azsa y otra fábricas de la región, ha sumado una nueva decepción con las ayudas asignadas por el Gobierno central para compensar los llamados costes indirectos de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Responsables de las organizaciones patronales que representan a tales empresas denunciaron que el dinero repartido (61 millones de euros para todo el país) queda muy lejos de los compromisos adquiridos por el Ejecutivo. Andrés Barceló, director general de la patronal siderúrgica Unesid, lo resumió así: "Por decirlo de una manera sencilla, no se ha cumplido la palabra dada".

Esa "palabra dada", explicó Barceló en conversación con este diario, suponía que "el Gobierno iba a hacer todo lo posible por llegar al tope de recursos puesto por la UE". Sin embargo, "lo que se ha dado es la quinta parte de ese límite (hasta 300 millones) y además la tercera parte de lo que se repartió el año pasado (172 millones)".

La compensación por costes indirectos de CO2 es un mecanismo que faculta a los estados miembros de la UE a resarcir a la industria que tiene altos consumos energéticos y riesgo de deslocalización (fuga de carbono, en la jerga comunitaria) de una parte del sobrecoste que supone el impacto de los llamados derechos de emisión de dióxido de carbono en los precios de la electricidad o del gas. Europa permite destinar a ese fin parte de los ingresos que los países obtienen por la subasta de esos mismos derechos, que deben ser adquiridos por las centrales eléctricas que usan combustibles fósiles.

Conforme a los datos que manejan las empresas, el referido límite era este año para España de entre 275 y 300 millones de euros. Sin embargo, la asignación aprobada por ahora no ha pasado de 61 millones, de ellos diez millones para la industria asturiana. De esta última cifra, 4,071 millones corresponden a las factorías de Arcelor y 5,4 millones al complejo de Azsa.

El sector no tiene indicios de que antes de fin de año se vaya a aprobar más dinero. Según Andrés Barceló, responsables del Ministerio de Industria, que aportó 55 de los 61 millones de la bolsa del CO2, han comentado que no puede ir presupuestariamente más allá. La posibilidad de ampliar los fondos pasaría a depender así de otro ministerio, el de Transición Ecológica que lidera Teresa Ribera.

Fuentes de Industria informaron de que "en estos momentos no tenemos constancia de que vaya ahaber nuevas convocatorias de ayudas al CO2". Aún así, el sector llevará de nuevo sus demandas ante el Gobierno, según confirmó Fernando Soto, director general de Aege, organización que representa a las principales empresas electrointensivas. Soto avisó de que el recorte en las ayudas para aligerar costes energéticos "ensombrece aún más la situación muy complicada que tienen las empresas", en referencia a los impactos de la crisis asociada al covid-19.

Para Aege, la decepción sobre el CO2 se añade a otras dos decisiones del Gobierno que, considera el sector, mantienen a la industria en desventaja frente competidores europeos como los alemanes y franceses: el retraso del estatuto del consumidor electrointensivo y de las ayudas asociadas a él y los problemas con el nuevo mecanismo que sustituye a la antigua subasta de interrumpibilidad, aún en tramitación y con un formato que penaliza a grandes fábricas.

Desde el Gobierno asturiano, el consejero de Industria, Enrique Fernández, calificó como "buena noticia" el reparto de los 61 millones de euros por Industria, pero también recordó que ese dinero es sólo "una parte de lo que en su momento se había comprometido". «Es bueno que los políticos cumplan con lo que dicen», apostilló. El Principado no renuncia a que el monto de las ayudas crezca en lo que queda de año.

El PP calificó como "absolutamente insuficiente" el importe aprobado: "El Gobierno de Sánchez, con el silencio cómplice de Barbón, vuelve a dejar abandonada a la industria asturiana, que sigue en una total incertidumbre", denunció el diputado Álvaro Queipo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats