Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cerveceras se pasan a la sidra

El gigante Mahou San Miguel lanza su primera "cider" en España siguiendo los pasos de Heineken y Estrella Galicia

Botellines de La Prohibida, Ladrón de Manzanas y Maeloc.

Botellines de La Prohibida, Ladrón de Manzanas y Maeloc.

Los grandes grupos cerveceros han entrado de lleno en el negocio de la sidra gasificada en España, dominado durante muchos años por las tradicionales fábricas asturianas. Heineken revolucionó el sector con su apuesta por la categoría de las "cider", un tipo de sidra gasificada con sabores y formatos (botellín) más accesibles, y a su estela el grupo de Estrella Galicia potenció su división de sidra. Ahora es el líder del sector cervecero en España, Mahou San Miguel, quien intenta darle un nuevo mordisco a la manzana con el lanzamiento de su primera "cider". Los grupos sidreros asturianos observan estos movimientos con expectación. Más que dura competencia, ven apertura de nuevo mercado que pueden aprovechar.

En 2018, la multinacional Heineken lanzó al mercado español la marca Ladrón de Manzanas con el apoyo de importantes campañas de publicidad y marketing. Adaptó un producto que ya vendía en otros países (el grupo es propietario de marcas de sidra como las inglesas Strongbow y Bulmers, las nuevazelandesas Orchard Thieves y Old Mout, la belga Stassen y la estadounidense Blind Pig) al consumidor español. Fue un éxito. Entre mayo de 2018 y mayo de 2019 el consumo de sidra gasificada en España se disparó casi un 50%, según datos de la consultora Nielsen. En un año, las "cider" pasaron de estar en poco más de un 30% de las tiendas de alimentación a tener presencia en un 81%. Y un subidón similar se produjo en los bares.

Los grupos cerveceros españoles tomaron nota. Hijos de Rivera, al que pertenece Estrella Galicia, había adquirido en 2001 una participación en la antigua Sidrería Gallega, hoy Custom Drinks, un pequeño fabricantes de sidras, sangría y licores con sede en Chantada (Lugo). Hijos de Rivera fue aumentando su participación hasta el 100% en 2004. En Custom Drinks se fabricaba la "cider" Maeloc, que con el tirón de Ladrón de Manzanas ha disparado su producción.

En noviembre de 2019, el director general de la unidad de negocio en España de Mahou San Miguel, Peio Arbeloa, reconocía en una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA que el grupo cervecero estaba "explorando" entrar en el campo de la sidra. Al final lo ha hecho. La compañía familiar 100% española y líder del sector cervecero en el país acaba de lanzar al mercado La Prohibida, una propuesta resultado de la fermentación de manzanas rojas y verdes. Es su incursión en el mundo de las "cider" y la primera vez que entra con un producto propio en una categoría de bebidas distinta de la cerveza o el agua mineral (Solán de Cabras). "Teníamos preparado este lanzamiento desde hace meses, ya que habíamos detectado la oportunidad de llegar con La Prohibida a un consumidor al que no le atrae el amargor de la cerveza pero quiere disfrutar de una bebida sin mucha graduación en sus momentos de socialización adulta", afirmó Benet Fité, director de calidad, I+D+i y medio ambiente de Mahou San Miguel, que añadió que con la crisis del coronavirus se habían planteado retrasar el lanzamiento, "pero decidimos seguir adelante para contribuir a la economía".

La competencia de los grupos cerveceros no se ve con temor en las fábricas asturianas de sidra. Tanto el director general del grupo El Gaitero, Ricardo Cabeza, como la presidenta de Bodegas Mayador, Consuelo Busto, han apuntado que más que una amenaza es una oportunidad, porque con sus potentes campañas publicitarias y de marketing los grupos cerveceros abren mercado para todo el sector de la sidra. Todos brindan por el "boom" de las "cider".

Compartir el artículo

stats