El Corte Inglés ha decidido aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que afecta a gran parte de su plantilla de Asturias, así como a las de Cataluña y Castilla y León, regiones donde, como en el Principado, el comercio minorista considerado no esencial ha tenido que cerrar temporalmente como consecuencia de las restricciones para combatir la pandemia del covid-19.

Según la información que ha trascendido, el expediente alcanza, en principio durante 14 días, al personal de grandes almacenes y de otras tiendas textiles del grupo (las de la cadena Sfera o los “outlet”, con presencia en Asturias). Quedan al margen los trabajadores de las enseñas con productos de alimentación y otros esenciales (Hipercor y Supercor).

El sindicato CC OO ha estimado que el ERTE concierne a unos 9.000 trabajadores entre las tres regiones, centenares de ellos en Asturias. Según han transmitido los sindicatos, las condiciones del ERTE diferirán de las que se aplicaron la pasada primavera durante el estado de alarma. Entonces, El Corte Inglés complementó las retribuciones de los trabajadores para que sus ingresos se mantuvieran en el 100%. Ese complemento no se abonará ahora, de modo que los afectados percibirán la prestación ordinaria de paro (equivalente al 70% de la base de cotización). La compañía ha alegado que no puede asumir ahora ese compromiso ante el deterioro y las malas perspectivas del negocio.

El grupo Tendam, propietario de Cortefiel y Springfield, entre otras enseñas, confirmó a este diario la aplicación de ERTE en Asturias, en su caso con el complemento hasta el 100% del salario. Según fuentes sindicales, el personal de Inditex (Zara, Maximodutti...) permanece por ahora trabajando dentro de las tiendas, sin ERTE.