Los militares estadounidenses alumbraron después de la Guerra Fría el concepto de “entorno VUCA”, acrónimo en inglés formado con las palabras volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad. Años más tarde ese mismo concepto se extendió al ámbito empresarial y a las escuelas de negocios. Y puede decirse que el presente, marcado por la pandemia del covid-19 y por sus severas consecuencias en la vida de las personas y en su actividad económica, es un episodio VUCA en el que además están exacerbados todos sus ingredientes. Jesús Pérez, directivo de la compañía asturiana MBA Surgical Empowerment, utilizó tal noción durante su intervención en el primer coloquio del ciclo “La Asturias que funciona”. En él, MBA, Asturquimia e ITS Safety expusieron la forma en que se han adaptado a la catarsis generada por el covid-19 y cómo se han conducido para aprender de esta crisis y convertirla en oportunidad. Algunas de sus apuestas comunes han sido estas: claridad en las estrategias, fomento de la formación y respuesta rápida.

Cristina Robles Lorenzana, vicedecana de Calidad de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo y moderadora del encuentro, enunció esas y otras cualidades de las tres empresas que abrieron la séptima edición de las jornadas, organizada por el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA y la citada facultad, con los patrocinios de Liberbank y de la Sociedad Asturiana de Promoción Exterior (Asturex). Las jornadas, que extienden su enunciado este año (“La Asturias que funciona aun en tiempos de pandemia”), aspiran de nuevo a transmitir a los ciudadanos, y en particular a los estudiantes universitarios, el trabajo de los emprendedores asturianos, en este caso el de las empresas de sectores que mejor se han desenvuelto en medio de la crisis del coronavirus. El coloquio se desarrolló de manera telemática y pudo ser seguido en directo por los lectores a través de la página web del periódico (www.lne.es).

Claridad, formación y respuesta rápida: la receta de las empresas para afrontar la crisis del coronavirus Amor Domínguez

Jesús Pérez, director de Acceso al Mercado de MBA Surgical Empowerment, con sede en la Milla del Conocimiento, en Gijón, expuso cómo se ha conducido su compañía, vinculada al mundo sanitario, al que suministra tecnologías innovadoras en ortopedia, traumatología, anestesia y cirugía. “Nuestro mercado se detuvo en marzo”, rememoró Pérez. La drástica reducción de intervenciones traumatológicas en la sanidad pública, para centrar los recursos en la lucha contra la pandemia, afectó severamente a MBA, que, no obstante, evitó recurrir a ajustes de empleo y reforzó su estrategia de formación del personal y también de mantenimiento de las redes comerciales, al tiempo que aprovechaba sus contactos con proveedores internacionales para propiciar, en los países donde opera (España, Portugal e Italia), los suministros que requiere la atención a los pacientes de covid. “Ello nos permitió compensar una parte de la parada en otras líneas de negocio”, expuso el directivo.

La apuesta por el empleo estable “adhiere” a la plantilla a los objetivos de la sanitaria MBA

Jesús Pérez incidió sobremanera en la cuestión de las condiciones de trabajo. “Apostamos por el empleo estable –MBA tiene 270 trabajadores, 110 de ellos en Asturias–; ello genera una buena adhesión de la plantilla a los objetivos de la empresa, lo que eleva la productividad y en último término de la rentabilidad”. En la presentación con la que acompañó esas palabras aparecía la “Ecuación del talento: Actitud más conocimiento, mutiplicado por entusiasmo y motivación”.

Integral Thermal Shield (ITS Safety), con base en el polígono de Asipo, nació en 2010, en medio de la anterior crisis, para la fabricación de equipos de protección destinados a la industria metalúrgica, de automoción y el sector eléctrico, entre otros. ITS entró en la crisis del coronavirus con presencia comercial en 25 países y un catálogo diversificado en busca de nuevos nichos de negocio, como equipamientos para ejércitos o ropa deportiva personalizada. “En febrero de 2020 estábamos en el IFEMA (reciento ferial de Madrid), participando en la feria sobre protección laboral que se celebra cada dos años; a las pocas semanas el IFEMA se había convertido en un hospital de campaña para atender a los enfermos de covid”, narró Esteban González, director de ITS.

Con sus mercados naturales bajo mínimos por la epidemia global, el grupo asturiano, que emplea a veinte trabajadores, viró hacia las necesidades de material de protección que estaban emergiendo. “Pensamos qué podíamos hacer”. Empezaron colaborando con asociaciones solidarias, a las que donaron 20.000 mascarillas.

“Nos costó mucho trabajo obtener la homologación para fabricar mascarillas”, subrayó González. Iniciaron la fabricación de modelos desechables, pero los costes hicieron inviable continuar. “El hecho de ser una empresa pequeña y familiar te permite hacer giros rápidos”, añadió. Esa flexibilidad llevó a ITS, a renglón seguido, a lanzarse a elaborar batas desechables para usos sanitarios, previa homologación de las instalaciones. La entrada masiva de materiales importados de bajo coste forzó un nuevo y rápido giro de estrategia hacia la fabricación actual de mascarilla personalizadas y reutilizables.

ITS y Asturquimia a la mutación de sus mercados

Asturquimia está cerca de cumplir un siglo. Fabricante de productos desinfectantes para el hogar, la empresa nació en 1928 por iniciativa de Carlos Préstamo Meana, tatarabuelo de José Luis Caravia, actual consejero delegado al frente de una compañía que, desde sus instalaciones de Sariego, se ha convertido en uno de los cinco principales elaboradores de lejía del país. Asturquimia se adentró en 2020 con una estrategia fundamentada en reforzar su crecimiento y la diversificación de sus productos. Llegó el covid-19 y “nuestra demanda se disparó el 350 por ciento”, detalló José Luis Caravia, de 31 años.

Mientras muchas otras empresas afrontaban un parón de actividad sin precedentes, inducido por la estrategia epidemiológica para frenar el covid-19, Asturquimia se encontró de pronto ante el desafío de atender una escalada del mercado como la descrita. “Evitamos primar a quien pagaba más precio e intentamos un reparto equilibrado entre las regiones que atendemos”, expuso Caravia. Asturquimia reforzó su plantilla con la incorporación de doce personas. “El que es flexible y se adapta, acaba ganando; ganar consiste en sobrevivir”, añadió el joven ejecutivo de Asturquimia, quien, al igual que sus compañeros de coloquio, puso el acento en el hecho de que esa capacidad de adaptación está muy ligada a la política de recursos humanos y a la innovación.

“Damos muchas oportunidades a recién licenciados; nos interesa tener una plantilla con la menor rotación posible”, destacó José Luis Caravia. Asturquimia tiene en la actualidad 70 trabajadores y su media de edad es de 37 años. Durante el último año, afirmó también, sólo se había producido el relevo de un trabajador. “La formación y la innovación continua son básicas”, apostilló.

La vicedecana y moderadora Cristina Robles Lorenzana añadiría a esos rasgos citados por Caravia otros que, a su juicio, explican la capacidad de reacción que han tenido MBA Surgical Emporwerment, Intergral Thermal Shield y Asturquimia: “Estrategias claras, apuesta por la formación y el talento, tradición empresarial, innovación y desarrollo, toma de decisiones en el momento oportuno...”. “Habéis sabido identificar a tiempo los cambios”, resumió la también profesora del Departamento de Contabilidad de la Universidad de Oviedo.

“Cambio de paradigma” en el gasto sanitario

Jesús Pérez

Jesús Pérez, director de Acceso al Mercado de MBA Surgical Empowerment, explicó cómo en el ámbito sanitario y a raíz de la pandemia se está produciendo un “cambio de paradigma” en la política presupuestaria relacionada con la sanidad. El directivo habló de “las consecuencias de los recortes” que se hicieron durante la crisis anterior y subrayó que en los países encaran una expansión del gasto sanitario que abre buenas perspectivas para empresas como MBA, empresa  

auguró que la nueva política de expansión del gasto sanitario en los presupuestos públicos hará que se dejen atrás “las consecuencias de los recortes” que se produjeron en la crisis anterior. “Habrá más demanda de nuevas tecnologías y tratamientos”, subrayó también.

Una crisis de la que “quizás se salga más rápido”

Esteban González

“Hay que ver cada día como una oportunidad”. Esteban González, director general de Integral Thermal Shield, se declaró optimista. “Quizás esta no sea una crisis como otras y podamos recuperarnos más rápido”, afirmó, e hizo un llamamiento las personas que están en dificultades laborales para “que aprovechen a formarse”, a prepararse para ese proceso de recuperación.

González añadió que ITS sí ha notado en estos últimos meses una recuperación de sus negocios y mercados. La empresa, remarcó también, nació ya con vocación internacional: “Hicimos nuestro primer catálogo en cuatro idiomas; fuimos a nuestra primera feria en París en furgoneta y ferry para ahorrar costes”, recordó también. Hoy ITS vende sus equipos de protección en 25 países. 

“No desatender” habilidades sociales por el teletrabajo

José Luis Caravia

José Luis Caravia, consejero delegado de Asturquimia, saludó el impulso tecnológico y del teletrabajo que ha traído la crisis, pero hizo un llamamiento a “no desatender las habilidades sociales” en la formación de los profesionales. “Somos seres sociales”, remarcó.

“La situación no es buena, pero nos debe servir para aprender”, dijo también el joven ejecutivo de Asturquimia, quien vislumbra “cambios en los hábitos de consumo” a los que las empresas deben estar atentos para adaptarse. Caravia explicó también que existe cierta “estigmatización” en relación con las fabricaciones químicas, “a pesar de que son imprescinbibles para la vida”. Y expuso que el sector está notando que, al hilo de la pandemia, los jóvenes han acrecentado su interés por la eficacia de los productos desinfectantes.

La insistencia en el “valor de la formación” 

Cristina Robles Lorenzana

Cristina Robles Lorenzana, vicedecana de Calidad de la Facultad de Economía y Empresa y moderadora del coloquio, puso el acento en las referencias que los tres ponentes hicieron a la trascendencia de la cualificación de los trabajadores. “Os agradezco la insistencia y el valor que todos habéis dado a la formación, sobre todo pensando en nuestros estudiantes, para que vean que tienen sentido sus horas de trabajo; está muy bien que vean la perspectiva de la empresa”, comentó al final del encuentro. Sentenció también: “A la vista del ejemplo de esas tres empresas, está claro que Asturias funciona aun en tiempos de covid. El virus no está haciendo más fuertes ante las adversidades”. Y abogó por un pronto final de la crisis sanitaria y económica: “No va a quedar con nosotros para siempre”. 

El ciclo “La Asturias que fuciona” continúa hoy con un coloquio titulado “El acelerón tecnológico” en el que participarán David González, director de desarrollo de Idoneal; Jorge Valle, adjunto a la Dirección General de Alisys, y Gabriel Uría, director general de Uría Ingeniería de Instalaciones. El moderador será Pablo Sánchez Lorda, vicedecano de Internacionalización de la Facultad de Economía y Empresa. El encuentro comenzará a las 19 horas y será retransmitido en directo a través de la página web de LA NUEVA ESPAÑA (www.lne.es).

Outeiral, confiada en la capacidad de las empresas

Mónica Outeiral

Mónica Outeiral, responsable de banca de empresas de Liberbank en Asturias, mostró su confianza en “las capacidades de las empresas” para dejar atrás la crisis. Declaró también “el compromiso de Liberbank para responder a las necesidades de los empresarios” y colaborar a “canalizar las ayudas” de la Administración al tejido productivo.

El director de LA NUEVA ESPAÑA, Gonzalo Martínez Peón, destacó que las jornadas “La Asturias que funciona” son este año singularmente oportunas para mostrar “el ejemplo de las empresas que se sobreponen a la crisis y que nos pueden indicar el camino”. Y recordó el objetivo primigenio con el que nació el ciclo hace siete años: “Estabamos convencidos de que en Asturias había muchas historias de éxito y seguros de que el fuerte sentimiento de autocrítica que tenemos en el Principado podía estar ocultando el buen hacer de miles de personas”.