El cierre de la hostelería y de parte del comercio que decretó el Principado para hacer frente a la pandemia ha desencadenado desde el pasado 3 de noviembre la segunda avalancha de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que se registra por la crisis del coronavirus. El tamaño de esa segunda ola de ajustes laborales es el siguiente: 2.350 expedientes solicitados en siete días y por ahora 1.661 aprobados para un total de 5.207 trabajadores, lo que eleva por encima de 12.000 los asturianos que en este momento tienen suspendidos sus empleos o reducidas sus jornadas por los impactos en las empresas de la situación económica o de las medidas epidemiológicas frente al covid-19.

Los tipos.

Los datos que ayer difundió el Gobierno regional muestran que las empresas se han volcado en la solicitud de los denominados “ERTE de impedimento”, modalidad instaurada desde primeros de octubre y prevista para situaciones como la que está viviendo Asturias: la existencia de sectores que ven impedido el desarrollo de su actividad por la lucha contra la pandemia. Las empresas que acceden a este tipo de expedientes están exoneradas del 100% de las cotizaciones sociales mientras dure la situación que fuerza los cierres. Como en el resto de modalidades, los trabajadores perciben una prestación de paro equivalente al 70% de la base reguladora.

La nueva oleada de los ERTE: 2.350 en la primera semana de cierres de negocios

La nueva oleada de los ERTE: 2.350 en la primera semana de cierres de negocios

El 76% de los ERTE autorizados desde el 1 de octubre por el Principado con arreglo a las normas en vigor desde esa fecha pertenecen a la modalidad de impedimento. El resto son expedientes “de limitación”, aplicables cuando la empresa ve reducida aunque no imposibilitada del todo su actividad. Al mismo tiempo, permanecen activos 322 ERTE por causas organizativas y de producción tramitados desde marzo. En total, el número de trabajadores afectados por regulaciones de empleo autorizadas por el Principado es de 12.543, cifra que aumentará en varios miles en los próximos días, a medida que la autoridad laboral vaya autorizando solicitudes que están pendientes (cerca de un millar). Los números no incluyen los expedientes de empresas con centros de trabajo en varias comunidades y que tramitan sus ERTE ante la Administración central (casos de El Corte Inglés y otras cadenas comerciales).

El sindicato CSIF ha denunciado que, como durante la primavera, existe riesgo de colapso en el SEPE, aunque su plantilla ha sido reforzada con 13 personas

La gestión.

Las cifras comentadas suponen que el Principado había resuelto hasta el jueves el 63,5% de las nuevas solicitudes de ERTE. La tramitación no presenta por ahora los problemas que se dieron en marzo. El Colegio de Graduados Sociales no ha recibido quejas por retrasos o bloqueos en el procedimiento telemático y la organización colegial de gestores administrativos constató algunas dificultades “de comunicación” que “ya se han solucionado”. Más dudas hay sobre el funcionamiento del Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE), dependiente del Ministerio de Trabajo y que interviene una vez aprobados los ERTE para reconocer y pagar las prestaciones a los trabajadores. El sindicato CSIF ha denunciado que, como durante la primavera, existe riesgo de colapso en el SEPE, aunque su plantilla ha sido reforzada con 13 personas.

Los sectores.

Uno de cada tres trabajadores asturianos que está en situación de ERTE pertenece a la hostelería y el 14% al comercio. Y la industria del metal permanece con un alto número de trabajadores regulados (2.830, el 22% del total), en parte debido a la menor actividad de grandes fábricas como las de Arcelor y su incidencia en las empresas auxiliares y subcontratistas.