La dirección del Banco Sabadell y el 89,57% de la representación laboral alcanzaron ayer un principio de acuerdo para la reducción de la plantilla de la entidad mediante prejubilaciones desde los 56 años, jubilaciones y bajas voluntarias. La supresión de empleos afectará a un máximo de 1.800 personas en España, el 11,25% de los casi 16.000 trabajadores de la entidad. En el caso de Asturias, donde el banco opera con la marca Sabadell-Herrero, las salidas serán como máximo 72, según la previsión del grupo, lo que supone una afectación equivalente al 13% de los 550 trabajadores que la entidad tiene en el Principado. De las 72 bajas programadas en la Asturias, la pretensión del banco es que 40 correspondan al colectivo de administrativos, 22 sean comerciales y 10 pertenezcan a centros corporativos, dirección regional y departamento de riesgos.

En términos absolutos, Asturias será la sexta provincia con mayor volumen de bajas, tras Barcelona (634), Alicante (354), Madrid (202), Murcia (171) y Valencia (131). Esto obedece al elevado peso del Sabadell en la región desde la absorción de los bancos Asturias y Herrero. El Principado, aun siendo uniprovincial, es la quinta región con mayor presencia del Banco Sabadell tras Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid y Andalucía.

La negociación del plan de reestructuración se había aparcado durante unos días a la espera de cómo evolucionase la posible fusión con BBVA, que fue descartada ayer. El jueves las conversaciones ya se habían decantado por el no y el Sabadell reabrió por la tarde las negociaciones con los sindicatos, que culminaron ayer por la mañana.

El plan de bajas laborales tuvo el apoyo de cinco sindicatos: CC OO (41,22% de la representación), UGT (16,79%), SICAM-Aprobas (11,45%), ALTA (11,2%) y Cuadros (8,91%).

habrá prejubilaciones entre los 56 y los 63 años con el 75% del salario bruto menos conceptos variables y convenio especial con la Seguridad Social

Según los términos pactados, que mejoran la propuesta inicial del grupo, habrá prejubilaciones entre los 56 y los 63 años con el 75% del salario bruto menos conceptos variables y convenio especial con la Seguridad Social con actualización del 1% anual y con un importe máximo de 300.000 euros para los nacidos en 1962, 1963 y 1964, y 280.000 para el resto. En el supuesto de que se produjera un cambio legislativo que implicase el retraso de la edad de jubilación anticipada, la empresa abonará el convenio especial hasta la primera edad de jubilación anticipada con un máximo de doce meses.

Las bajas incentivadas voluntarias, mediante despidos pactados, recibirán como indemnización el equivalente a 35 días por año trabajado y un máximo de dos anualidades.

En el caso de las jubilaciones anticipadas (a partir de 63 años) se plantea el abono del 20% del salario bruto menos variables para los trabajadores de 63 y 64 años, y 10% para los mayores de 65 años.

En los criterios de adhesión se primará en razón de la edad (con preferencia de aquellas personas con más de 40 años de antigüedad), se dará prioridad a las prejubilaciones y jubilaciones anticipadas respecto a las bajas incentivadas, y hay un compromiso de la empresa de valorar la movilidad funcional allí haya un exceso de demanda.

El Sabadell pretende que las adhesiones de los trabajadores interesados en la propuesta se produzca en lo que queda de año y que las salidas se materialicen durante el primer trimestre del año próximo.

El plan persigue reducir costes y mejorar la productividad una vez decidida la continuidad del proyecto del Banco Sabadell en solitario.