CUARTAS

La ingeniería gijonesa TSK ejecutará, a través de su sociedad filial PHB Weserhütte, el equipamiento de la terminal portuaria de Dibba, en el emirato de Fujairah (Emiratos Árabes Unidos). El importe de la obra adjudicada asciende a 120 millones de dólares (100,2 millones de euros).

El contrato, en la modalidad de “llave en mano”, incluye la ingeniería, fabricación, suministro, montaje y puesta en marcha del sistema de manejo de materiales desde el nuevo parque de almacenamiento hasta el puerto. La instalación posibilitará la exportación de 30 millones de toneladas anuales de áridos.

PHB Weserhütte, que compitió con consorcios chinos, indios y europeos para la consecución del contrato, ya ha realizado una docena de las más importantes instalaciones graneleras en Emiratos, Arabia Saudita, Jordania y Omán. Con esta adjudicación, TSK amplía sus operaciones en Oriente Medio.

PHB Weserhütte está poniendo actualmente en marcha instalaciones en Marruecos, Canadá (Vancouver y Quebec) y en Reino Unido, así como en La Coruña, Cartagena y Alicante.

Hace una semana, TSK logró el contrato para construir una central termoeléctrico de ciclo combinado en Costa de Marfil por un importe superior a los 250 millones.

La instalación anunciada ayer se diseñará para el transporte y carga de materiales como gabro, clinker y caliza, y estará compuesta por una estación de recepción de camiones con una capacidad de 9.000 toneladas hora, dos cintas transportadora tubulares de 4,5 kilómetros y dos cargadores de barcos en un nuevo muelle de 600 metros de longitud que permitirá colmar simultáneamente dos buques de 120.000 toneladas cada uno. El contrato incluye las instalaciones eléctricas y de control, así como los equipos auxiliares. La instalación de descarga de camiones podrá recibir y despachar hasta 300 vehículos a la hora.

Las dos cintas tubulares, cada una de las cuales podrá gestionar un caudal de 4.500 toneladas a la hora, atravesarán las montañas hasta llegar a la ciudad de Dibba, donde se soterrarán a lo largo de 1,8 kilómetros mediante un túnel de nueva construcción bajo la urbe hasta alcanzar las instalaciones del nuevo puerto marítimo que se creará.