El fabricante anglo-holandés de productos de consumo Unilever experimentará en Nueva Zelanda durante doce meses la implantación de la semana laboral de cuatro días (el 80% de la jornada habitual) mientras que no aplicará recortes salariales a aquellos de sus 81 empleados en el país que se adhieran a la iniciativa. La multinacional, fabricante de Rexona, Mimosín, Signal, Dove, Lux, Skip y otras marcas, pretende evaluar el impacto de la medida en un futuro en un ámbito más amplio.