Manuel Menéndez, actual CEO de Liberbank,  ha destacado que la fusión de Liberbank y Unicaja pretende "aportar valor para accionistas, clientes y empleados, mejorando los niveles de eficiencia y rentabilidad". "Permite reforzar la posición de mercado en banca minorista, con un balance robusto y de calidad, y, asimismo, seguir respaldando a las familias y empresas en la satisfacción de sus necesidades financieras", ha añadido.

Está previsto que la entidad combinada cuente con ahorros recurrentes de costes de aproximadamente 192 millones de euros anuales (de forma plena a partir de 2023), lo que permitirá mejorar significativamente la ratio de eficiencia (en 11 puntos porcentuales) y mejorar también significativamente su rentabilidad respecto a las previsiones del mercado.

Unicaja afirma que, con la "sólida posición de solvencia" con la que parten los dos bancos, se prevé que la entidad combinada, tras realizar "importantes provisiones" para acelerar la reducción de los activos improductivos, alcance una ratio de capital de máxima calidad (CET 1 fully loaded) del 12,4%, la más elevada entre las entidades cotizadas. Se mantieen un margen amplio –420 puntos básicos– sobre el nivel exigido regulatoriamente, que se prevé aumentar a raíz de la migración a modelos avanzados de capital, una vez se reciban las correspondientes autorizaciones del BCE.

También se prevé que se sitúe como la primera de España en coberturas de activos improductivos (67%) y la segunda entidad cotizada con menor ratio de mora en préstamos dudosos(3,8%).

Asimismo, la generación de sinergias permitirá incrementar el beneficio por acción de ambas entidades en aproximadamente un 50% respecto a las estimaciones del mercado para 2023.

El nuevo grupo refuerza su posición en banca minorista en España, con más de 4,5 millones de clientes y cuotas de mercado sustanciales de todos los productos clave: depósitos (4,7%), créditos (4,2%) y recursos fuera de balance (3,3%).

Unicaja Banco ha explicado este miércoles que la operación en la que absorberá a Liberbank, aprobada ayer martes, permitirá a la entidad combinada "ganar tamaño de cara a afrontar de la mejor manera posible los retos del sector, incluyendo los que se derivan del entorno económico, los actuales niveles de tipos de interés, históricamente bajos, así como el continuo proceso de transformación y digitalización". La operación creará el quinto banco español por volumen de activos (superior a los 109.000 millones de euros), "con calidad y solidez de balance, y con una amplia y diversificada presencia en el territorio nacional, siendo entidad de referencia en seis comunidades autónomas".

"La nueva entidad, que mantendrá la denominación Unicaja Banco y su sede social en Málaga. Tendrá de presidente ejecutivo a Manuel Azuaga, actual presidente ejecutivo de Unicaja Banco, y de consejero delegado a Manuel Menéndez, actual CEO de Liberbank. Atendiendo al canje establecido, los accionistas de Unicaja Banco contarán con el 59,5% del capital de la nueva entidad, y los de Liberbank, el 40,5%.

Azuaga ha señalado que la fusión arrojará "un mayor tamaño que permitirá afrontar mejor los desafíos a los que se enfrenta el sector, y continuar apoyando la recuperación económica del país, manteniendo la cercanía y vinculación al territorio como valores compartidos por las dos entidades y en la senda de las buenas prácticas de gobierno corporativo".