La votación para decidir el futuro de la acería que ArcelorMittal tiene en Gijón estará, a juzgar por las asambleas que los sindicatos han celebrado esta semana, ajustadísima. Las dos principales fuerzas sindicales en las plantas asturianas de la multinacional, UGT y CC OO, llegan divididas a la cita electoral, en la que está en juego la amortización de 14 puestos de trabajo y una reorganización interna de esta instalación con la que la siderúrgica pretende sacarla de las pérdidas. Una victoria del “no” en este referéndum, al que están llamados a votar los 335 empleados de la acería, supondría tener que volver a negociar el ajuste –incluido dentro del plan de viabilidad para la división de productos planos– desde cero.

UGT tiene mayoría amplia en los comités de empresa de la multinacional en Asturias, pero CC OO tiene una mayor representación en la acería gijonesa. Los afiliados de CC OO celebraron ayer una asamblea informativa en la que los portavoces del sindicato les trasladaron las negociaciones que habían tenido lugar durante estas semanas. Los ánimos estuvieron muy caldeados ya que el encuentro tuvo lugar solo unas horas después de que se produjera una avería en uno de los dos convertidores de la acería. Fue una filtración en la caldera de esta máquina, que los trabajadores achacaron a la mala gestión de la multinacional en la acería, que lleva 45 años funcionando casi sin descanso y casi sin recibir inversiones para su modernización. El desperfecto obligará a cambiar el sistema de refrigeración, con lo que el convertidor estará parado hasta el día 15. Con ese ambiente, CC OO preguntó a sus afiliados qué iban a votar en las elecciones del viernes. El 61,3% dijo que se pronunciará en contra, un 22,6% a favor y el 16,1% aún no ha decidido. El portavoz del sindicato, José Manuel Castro, señaló que “hay una gran incertidumbre”.

UGT y USO también celebraron esta semana asambleas para informar a sus afiliados sobre el resultado de las negociaciones con la empresa. El sentir de los trabajadores, apuntaron los portavoces de ambas fuerzas sindicales, es que van a votar que sí a la propuesta presentada. La CSI celebrará mañana su asamblea.

La avería del convertidor de la acería se suma a la que se produjo el lunes en el sínter “A” de Veriña, que está previsto que arranque a finales de esta semana.