Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus laboral: uno de cada cuatro asturianos está parado, en ERTE o con cese de actividad

El Principado cierra 2020 con 82.070 desempleados, 18.937 regulados de empleo y 12.585 autónomos rescatados | En el último año se perdieron 7.225 puestos

Imagen de la cola del paro | Archivo

Imagen de la cola del paro | Archivo

El año del coronavirus se cerró en Asturias con 82.070 parados, 18.937 trabajadores acogidos a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y 12.585 autónomos percibiendo prestaciones extraordinarias por la suspensión de su actividad o una fuerte caída de ingresos por la pandemia. En total son 113.592 personas, lo que equivale a más de uno de cada cuatro asturianos que forman parte de la población activa. Pese a los muros de contención que ha levantado el Gobierno de España en forma de regulaciones y prestaciones de cese de actividad, en Asturias se destruyeron en 2020 un total de 7.225 empleos.

El Principado cerró el pasado diciembre con 82.070 parados, según los datos difundidos ayer por el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Son 556 desempleados más que el mes anterior (un incremento del 0,56%) y 12.113 más que hace un año (subida del 17,3%) debido al impacto de la crisis del coronavirus.

El paro aumentó en diciembre en Asturias en todos los sectores salvo en la industria (con descensos en actividades como la metalurgia), más en hombres que en mujeres, y por edades, en todos los tramos a excepción del que va de 25 a 45 años. Ni la campaña de Navidad, con sus contratos temporales en los servicios, pudo enderezar los datos de desempleo a final de año. En diciembre se registró en Asturias casi el mismo número de contratos (un total de 18.464) que en noviembre y casi 10.000 menos que en el mismo periodo del año anterior. Con la hostelería a medio gas por las restricciones de la pandemia y el comercio lastrado por los parones registrados en meses anteriores, el mercado laboral apenas se ha movido durante esta Navidad.

Peor diciembre en siete años

El incremento mensual del paro en Asturias es similar al registrado en el conjunto de España (solo 28 centésimas inferior) y el interanual se sitúa 5,59 puntos por debajo. A pesar de ello, Asturias vivió el peor mes de diciembre en términos de paro registrado desde 2012 y rompió una serie de siete años ininterrumpidos de disminución del desempleo en este mes que cierra el año.

Pilar Varela, gerente del Sepepa: “Vamos a reforzar las políticas activas dirigidas a los que tienen dificultades”

decoration

Además, a los 82.070 parados registrados en diciembre en Asturias hay que sumar los 18.937 trabajadores que siguen acogidos a ERTE. Con ello la cifra se eleva a 101.007 asturianos. “Nos encontramos con el segundo peor dato de personas sin empleo o con él suspendido de la historia en un mes de diciembre en Asturias”, destacó Alberto González, director general de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE).

Para calibrar el impacto laboral del coronavirus, también hay que sumar a los desempleados y regulados de empleo los trabajadores autónomos acogidos a distintas modalidades de la prestación por cese de actividad vinculada al coronavirus. Según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en diciembre tenían reconocidas prestaciones un total de 12.113 autónomos asturianos que se vieron obligados a suspender su actividad por las restricciones de la pandemia o porque han sufrido una fuerte caída de ingresos. Con esta cifra, el número de asturianos en paro, regulados de empleo o con cese de actividad se eleva a 113.592, lo que equivale al 25% de la población activa de la región.

Alberto González, FADE: “Los datos de empleo y afiliación son la guinda a un año aciago”

decoration

Mínimo de autónomos

Pese a las prestaciones por cese temporal de actividad, durante 2020 se dieron de baja como autónomos un total de 759 asturianos. Por sexto año consecutivo descendió el número de trabajadores por cuenta propia y el total del pasado mes, 72.409, supone un nuevo mínimo histórico para el mes de diciembre, con una disminución de casi 11.500 afiliados respecto de su máxima cifra en 2007, según destacaron fuentes de CEAT Asturias, los autónomos de FADE.

Durante diciembre, el conjunto de los regímenes de la Seguridad Social en Asturias registró una leve caída de 134 afiliados respecto del mes anterior. Pero en términos interanuales cayó un 2%, al registrarse 7.225 afiliados menos que en diciembre de 2019. Es el empleo destruido por el impacto de la crisis del coronavirus.

Nerea Monroy, UGT de Asturias: “El covid golpea con fuerza a la economía, y el mercado laboral no es ajeno a ello”

decoration

El director general de FADE, Alberto González, afirmó que diciembre puso “la guinda a un año aciago” para el mercado laboral asturiano. Según González, los datos de empleo y afiliación a la Seguridad Social confirman, en términos del mercado laboral, “lo que los datos de PIB, renta o inversión indicaban desde hace meses”. Son datos “muy preocupantes”, según el dirigente de la patronal, que abogó por buscar medidas para impulsar la economía, proteger a los sectores más afectados por esta “profunda crisis” y “alentar una nueva actividad económica” en la comunidad autónoma.

También los sindicatos incidieron en la necesidad de garantizar medidas de protección, como el mantenimiento de los ERTE.

Úrsula Szalata, CC OO de Asturias: “Aparte de la emergencia sanitaria, estamos ante una emergencia social”

decoration

“El covid ha golpeado con fuerza a nuestra economía y el mercado laboral no ha sido ajeno a estas circunstancias”, señaló Nerea Monroy, vicesecretaria general de empleo de UGT de Asturias, que añadió que los datos habrían sido peores de no haber sido por medidas como los ERTE, que han funcionado como “verdaderos muros de contención para evitar el cierre masivo de empresas y la destrucción de empleo”.

Desde CC OO de Asturias, su responsable de empleo, Úrsula Szalata, abogó por aprovechar los presupuestos expansivos del Principado y los fondos movilizados por la UE para hacer frente a un “panorama desolador” tras “un año dramático en el empleo”. “Aparte de la emergencia sanitaria, nos encontramos ante una emergencia social, y las ayudas son escasas y llegan tarde”, añadió Szalata.

Compartir el artículo

stats