Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mudanza en el mercado inmobiliario: sube la venta de casas en la costa por la pandemia

La crisis sanitaria provoca un cambio en la demanda de los compradores, que buscan viviendas cerca del mar y a tiro de piedra de Oviedo o Gijón

Casas en venta en Ribadesella.

Casas en venta en Ribadesella.

Frente al mar, con buena conexión a internet, con algo de terreno y a tiro de piedra del centro de la región, es decir, no muy lejos de Oviedo o Gijón. Esas son las secuelas que ha dejado la pandemia del coronavirus entre los compradores asturianos de casas, que han

“Las ventas suben en zonas que no están aisladas, con buena conexión de internet y por carretera”

César Nozal - Agente inmobiliario

decoration

Todos esos concejos tienen algunas semejanzas, señala el agente inmobiliario asturiano César Nozal, que ha recopilado estas cifras de la base de datos del Ministerio de Fomento. “Estamos viendo que donde más están creciendo las ventas son en los municipios que están en la costa o cerca de ella, que tienen buena comunicación con el centro de la región. No son lugares demasiado aislados y desde donde en media hora o como mucho 45 minutos se puede llegar a Oviedo, Gijón o Avilés”, explica. Nozal es el coordinador de la Asociación de Inmobiliarias de Asturias (Asocias) y vicepresidente de la Federación de Asociaciones Inmobiliarias de España (FAI). Sin embargo, esta prospección de dónde están creciendo más las ventas en la región la ha realizado para su negocio, la inmobiliaria La Playa.

Otro rasgo en común de la mayoría –que no todos– de estos municipios es que están cerca del aeropuerto, con lo que cabe aventurar que muchos de los compradores son teletrabajadores que regresan a la región y buscan un lugar tranquilo en el que vivir, pero que no quieren que esté completamente aislado del mundo. De hecho, mientras que las ventas suben en estos concejos, en Oviedo, Gijón y Avilés están a la baja. En las grandes ciudades asturianas, descendieron entre un 9 y un 13 por ciento.

Según su análisis, el teletrabajo, que explosionó durante los meses de pandemia, es el motor de este cambio de tendencia. Aunque el profesor de Economía Aplicada y coordinador del laboratorio de análisis económico regional (Regiolab), Fernando Rubiera Morollón, señala que los datos no le pillan por sorpresa y asegura que se trata de unas preferencias que venían atisbándose desde hace ya un tiempo, pero que ahora, debido a la pandemia, se han acelerado considerablemente. Aunque advierte que todo esto puede tener sus consecuencias. “La principal, que el centro de las ciudades, cargado de actividad comercial, administrativa y hostelera, perderá su función y resultará gravemente dañado”, asegura. Uno de los efectos más inmediatos será una caída de los precios de la vivienda en el centro de las ciudades asturianas, augura. Y, consecuentemente, un aumento en los concejos de la periferia.

Los cambios son de calado. Tanto que suponen una mudanza del modelo demográfico europeo hacia uno más americanizado. En el traslado, uno de los sectores que más se verán afectados será el comercial. Decaerán, pronostica Rubiera Morollón, los comercios del centro de las ciudades en favor de los centros comerciales que se sitúen en la periferia. Es, sostiene, más o menos, lo que ya ocurre con Parque Principado.

“Habrá que hacer una planificación urbana diferente, con la dispersión todo se complica mucho”

Fernando Rubiera - Coordinador de Regiolab

decoration

Todos estos cambios obligarán a que cambien también los planes urbanos y llevarán a los políticos a adoptar una visión más global, más metropolitana. “Habrá que hacer una planificación urbana diferente. Es un modelo en el que se complican mucho algunas cosas, que las pone más difíciles. Por ejemplo, ¿dónde pones los colegios y los hospitales si la población está ahora más dispersa?”, apunta Rubiera Morollón.

Asturias fue, además, una de las regiones en las que menos descendió durante 2020 la venta de viviendas. Solo cayó un 12%, la mitad, por ejemplo, que en Castilla y León y en Valencia, que registraron descensos del 24%. A nivel nacional, el bajón fue del 18%. Hay, explica Nozal, muchos compradores que están viendo la vivienda como un valor en el que refugiar su dinero en momentos de tempestad económica. Lo notan las inmobiliarias porque está subiendo el porcentaje de aquellos que adquieren la vivienda tocateja, al contado.

El último informe de la Asociación de Inmobiliarias de Asturias (Asocias) señala que la edad media del comprador en la región está en los 42 años.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats