Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado intenta apurar el rescate de Duro, pero ve la operación muy compleja

La SEPI tomará una decisión en los próximos días | El Principado anuncia su respaldo a lo que resuelva el Gobierno para salvar la empresa

Duro Felguera

Duro Felguera

La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) tiene voluntad de encontrar una salida antes de fin de mes que permita el rescate y continuidad de Duro Felguera, aunque la operación se considera muy compleja por las peculiaridades específicas de la compañía y sus circunstancias. Fuentes conocedoras dijeron que la operación de posible apoyo estatal al grupo se está “encarrilando” –con el convencimiento además de que el tiempo apremia a Duro Felguera–, pero que la solución exige cohonestar muchas piezas y lograr que encajen, lo que no se considera fácil. “La SEPI se está empleando a fondo para buscar soluciones pero la situación es muy compleja”, aseguró una fuente.

Se sabe que varias entidades asesoras contratadas por la SEPI para analizar las peticiones de rescate empresarial han mantenido intensos y repetidos contactos con la compañía en los últimos días, sin perjuicio de que la propia SEPI lleva analizando la situación de Duro desde meses antes incluso de la pandemia y de la petición formal de ayuda cursada por la ingeniería.

El presidente de la SEPI, Bartolomé Lora, y el vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, se reunieron ayer en Madrid para tratar la situación de Duro y el estado en que se halla el proceso decisorio sobre un eventual respaldo a la compañía asturiana por parte del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, creado el año pasado por el Gobierno de la nación con una dotación de 10.000 millones para el rescate de sociedades viables dañadas por la pandemia. Tanto fuentes de la SEPI como del Principado eludieron desvelar los términos de la conversación e invocaron el compromiso de sigilo y máxime discreción con que se maneja el caso.

Posición del Principado

No obstante, el Gobierno asturiano emitió un comunicado en el que indicó que la SEPI “comunicará en los próximos días su decisión” y que el Principado “respaldará las decisiones que pueda adoptar la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales”, “incluida la posibilidad de que reciba apoyo del sector público a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas”. El Principado dijo que apoya “todas las opciones que puedan garantizar la continuidad productiva y empleo de Duro Felguera y su consolidación como empresa tractora, estratégica y emblemática para Asturias, incluida una participación pública con carácter temporal y transitoria”. Duro Felguera solicitó en agosto 100 millones al Estado (30 millones como aportación de capital y 70 millones como crédito participativo) y el 30 de diciembre amplió la solicitud de ayuda con otros 20 millones adicionales en concepto de crédito ordinario, hasta sumar una petición de 120 millones de recursos públicos.

El Principado y la SEPI mantienen no obstante la necesidad de que haya una incorporación –ahora o próximamente– de uno o varios socios industriales a la compañía que le aporten capital, cartera de proyectos y acceso a nuevos mercados y líneas de negocio.

La creencia de que la SEPI habría despejado todas sus dudas y podría elevar de inmediato a la comisión gestora del Fondo una propuesta de rescate de Duro –que posteriormente debería ser ratificada por el Consejo de Ministros– disparó ayer la cotización de Duro como ya había ocurrido por el mismo motivo el 3 de diciembre: entonces la acción se revalorizó el 22% y ayer llegó a remontar el 24% aunque al cierre de la jornada redujo su apreciación al 12,9%.

José María Orihuela, consejero delegado de Duro Felguera.

Dificultades en el grupo

La tardanza en desbloquear la situación de Duro por parte de la SEPI, la banca y aquellos inversores privados que han manifestado un posible interés en participar en la sociedad está llevando a la compañía a una situación de extrema dificultad, aseguraron personas conocedoras. Varios clientes potenciales han declinado contratar con Duro a la espera de que haya o no rescate, la banca ha condicionado la posible renegociación de la deuda y la reactivación de avales que había comprometido en 2018 a la entrada de la SEPI o inversores privados en el capital, y estos últimos también han aplazado los contactos con la compañía hasta ver lo que decida el Gobierno. La entrada de la SEPI en Duro restablecería la confianza en la sociedad y podría actuar como factor activador que desbloquee estos y el resto de aspectos enquistados. En la SEPI están pesando estos inconvenientes, las dificultades por la que pasó el grupo antes del Covid, las complejas relaciones de la empresa con la banca acreedora (que mantiene canceladas desde 2016 las líneas de avales imprescindibles para lograr niveles de contratación suficientes) y otros inconvenientes que hacen de Duro un caso complejo, según las fuentes consultadas, para los cuatro ministerios partícipes en el Fondo de Rescate: Hacienda, Economía, Industria y Transición Energética. Mientras tanto, los gastos persisten (limitados en parte por el nuevo ERTE aplicado por la sociedad a gran parte de la plantilla), los ingresos se resienten y la liquidez de la sociedad mengua, reduciendo su margen de maniobra. El comité laboral de Duro Felguera Calderería Pesada señaló que la situación está “lastrando” también la actividad de El Tallerón y ha obligado a “paralizar, renegociar y cancelar proyectos”.

Las perspectivas

  • SEPI. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales apura las últimas fechas para intentar dar una salida favorable a la petición de rescate por parte de Duro Felguera pero, no obstante, el grupo público aprecia un enorme complejidad y dificultades por las especificidades de la compañía. La SEPI está concentrada en solventar esos escollos.
  • Principado. El_Gobierno de Asturias apoyará las decisiones que tome la SEPI para asegurar el futuro de Duro y sigue considerando necesario que, además de una posible entrada de capital pública, se incorporen inversores industriales que aporten negocio a la ingeniería.
  • Duro Felguera. La demora está suponiendo pérdida de contratos, además de un gasto de caja. Banca, inversores y clientes potenciales aguardan a lo que decida la SEPI.

Compartir el artículo

stats