La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró ayer que, una vez superado el pico de precios de la electricidad alcanzado en enero, en febrero volverán a estar por debajo de los previos al paso de la borrasca “Filomena” y en el segundo trimestre la reducción alcanzará el 45%.

Ribera señaló que la tendencia de disminución de los costes que se había iniciado en España no se va a ver reducida por el “episodio” de este mes. Explicó que para el segundo trimestre de 2021 esa reducción alcanzará el 45% y que, entre 2022 y 2023, los importes del mercado energético estarán por debajo de los del mercado alemán o francés, tradicionalmente más bajos. La también vicepresidenta cuarta insistió en que la subida de enero para los consumidores con tarifa regulada será de entre cuatro y diez euros.

El PP propuso ayer suprimir el impuesto al valor de la producción eléctrica –un gravamen establecido por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013– para poder abaratar el recibo de la luz.