Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cementeras temen que se reduzcan las rebajas a las electrointensivas

La asociación que agrupa al sector ve bien el estatuto, pero demanda recortes en los peajes

Cementera de Aboño (Gijón).

Cementera de Aboño (Gijón).

La industria cementera española, al contrario que otros sectores electrointensivos, valoró ayer “muy positivamente” la reciente aprobación del Estatuto Electrointensivo, que, a juicio de la patronal sectorial (Oficemen), contribuirá a reducir “nuestro diferencial de costes” energéticos “con otros países vecinos”.

Víctor García Brosa, presidente de Oficemen, confió, no obstante, en un rebaja de los peajes eléctricos para seguir “reequilibrando así las condiciones de competitividad a nivel comunitario”. “Con esta herramienta”, expresó en referencia al estatuto, “ya estamos en condiciones de empezar a igualarnos con nuestros competidores europeos en costes eléctricos, y servirá para reducir una parte del diferencial que tenemos”, explicó. El dirigente de Oficement expresó su inquietud no obstante por la anunciada creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que prevé repercutir la deuda generada en el pasado por las renovables sobre el conjunto de las energías, lo que, en su opinión, “puede reducir significativamente, según el redactado del anteproyecto de ley, los progresos del Estatuto Electrointensivo”.

Consumo.

El consumo de cemento en España retrocedió el año pasado el 9,7%, lo que lo situó la demanda en algo más de 13,28 millones de toneladas, 1,43 millones menos que en 2019, por lo que sigue en niveles de 1967. La mayor parte del desplome del consumo (1,2 millones de toneladas) se produjo durante el confinamiento, entre marzo y mayo. El retroceso se vio parcialmente aliviado en diciembre, cuando se constató un crecimiento del 8,2%, que fue insuficiente para compensar la caída precedente, de modo que, en términos absolutos, fue el tercer mes con menor demanda. En diciembre también repuntaron las exportaciones (lo hicieron el 40%), lo que atenuó el retroceso anual hasta el 3,4%. España perdió el liderazgo europeo en exportación de cemento, superada por Alemania. En 2020 España exportó más de 5,98 millones de toneladas de cemento y clínker, 208.455 menos que en 2019.

Compartir el artículo

stats