DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno intenta calmar a la industria: la reforma de la luz de Ribera “se debatirá”

Las patronales de la siderurgia, la química y el papel, sectores con fuerte implantación en Asturias, advierten de que habrá cierres si sube el gas

Instalaciones de Arcelor en Gijón.

Instalaciones de Arcelor en Gijón.

La industria siderúrgica, la de la alimentación, la química y la papelera, con fuerte implantación en Asturias, hicieron ayer piña para transmitir su enorme malestar con el llamado Fondo Nacional para la Estabilidad del Sistema Eléctrico (FNSE), el plan estrella de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, para tratar de rebajar el recibo de la luz de los hogares y que, indirectamente, según ha avisado la gran industria, incrementará sus costes energéticos. Lo reiteraron ayer en un foro organizado por la Asociación Española del Gas (Sedigas) en el que también participó el director general de Industria, Raül Blanco, que trató de transmitir “calma” al sector industrial ya que el fondo, según explicó, “se ha hecho con toda la voluntad de debate”. “Su tramitación será larga porque lo que se pretende es dar estabilidad al sistema a largo plazo, queda mucho recorrido y todas las propuestas serán bienvenidas”, aseguró.

Sin embargo, las explicaciones dadas por Blanco –justo al comienzo de este foro en el que se iba a discutir el papel de la industria española en la transición energética– no templaron las críticas de las patronales. El primero en mostrar la artillería fue el director general de Unesid (asociación de la que forma parte ArcelorMittal), Andrés Barceló, que aseguró que este fondo es “otro clavo más en el ataúd de la industria siderúrgica española”. Y agregó: “Parece ser que el Gobierno no tiene interés en transmitir a los inversores, a los mercados y al resto de actores en la actividad industrial que España es un país atractivo para la actividad y la inversión en la industria”. Unesid ya presentó alegaciones al proyecto de ley por el que regulará ese fondo.

Parece ser que el Gobierno no tiene interés en transmitir a los inversores, a los mercados y al resto de actores en la actividad industrial que España es un país atractivo para la actividad y la inversión en la industria

Andrés Barceló - Unesid

decoration

¿Cuál es el problema con ese fondo? La reforma de Ribera plantea eliminar del recibo de la luz las primas a las renovables que pagan familias y empresas (y que representan un 16% de la factura) y traspasar los costes de financiación a las compañías comercializadoras de energía. Pero no sólo a las de electricidad, también a las de productos petrolíferos y gas, que ya han anunciado que van a repercutir ese incremento sobre sus clientes y, entre ellos, los mayores consumidores son las grandes empresas industriales que utilizan el gas como combustible para sus hornos. “Es uno de los consumos más importantes que tenemos para poder vender productos de alto valor añadido que mejoren la economía nacional”, matizó Barceló.

El fondo, protesta la industria, viene a laminar las pocas rebajas que se incluían en el estatuto para la industria electrointensiva que el Gobierno aprobó en diciembre y que dejó un mal sabor de boca entre las grandes empresas de Asturias, que esperaban un recorte de su recibo eléctrico muchísimo mayor del que finalmente van a tener. En principio, uno de los sectores beneficiados por el estatuto –que abre la mano a que nuevas compañías se beneficien de ciertas rebajas– era el del papel, que ya no está tan contento con este nuevo fondo que plantea Ribera. Lo verbalizó el director de Energía de Aspapel, la asociación española de fabricantes de pasta, papel y cartón, Isaac del Moral, que advirtió de que “la industria se mueve por señales y nos podemos encontrar con señales que, pese a tener buenas intenciones, estén mal diseñadas, como es el caso de este fondo”. Y espera que el Ministerio para la Transición Ecológica sea sensible con todas las alegaciones que, en bloque, ha realizado la industria sobre el anteproyecto de ley.

Hay peligro de que las industrias trasladen sus producciones a otros países dónde los costes energéticos son menores

Veronica Rivière - GasIndustrial

decoration

Tan mal lo ve la industria, que advierte que todo esto puede acarrear deslocalizaciones. Lo dijo la presidenta de la Asociación para un Gas Industrial Competitivo (GasIndustrial), Verónica Rivière, que alertó del peligro de que las industrias “trasladen sus producciones a otros países dónde los costes energéticos son menores”. Y añadió: “Estamos en un momento de crisis sanitaria que arrastra a una crisis económica, por lo que el coste energético es vital para la industria y hay que ser muy prudente y hacer un análisis más profundo de cualquier política energética que pueda afectar a la industria”.

Por su parte el consejero de Energía de la Federación Española de la Industria Química (Feique), Javier de Juan Rubio, señaló que el objetivo del fondo puede ser bueno, pero tal y como está planteado provocará “el cierre de muchas industrias”. Mientras que el director general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, pidió aportar más “seguridad jurídica” a la industria española.

Consumo de energía eléctrica y gas natural en Asturias

Datos en GWh. Fuente: Sadei

Energía eléctrica

Gas natural

13.000

12.000

11.000

10.000

9.000

8.000

7.000

6.000

5.000

4.000

3.000

2.000

1.000

0

2020

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

Consumo de energía eléctrica

y gas natural en Asturias

Datos en GWh. Fuente: Sadei

Energía eléctrica

Gas natural

13.000

12.000

11.000

10.000

9.000

8.000

7.000

6.000

5.000

4.000

3.000

2.000

1.000

0

2020

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

Consumo de energía eléctrica y gas natural en Asturias

Datos en GWh. Fuente: Sadei

Energía eléctrica

Gas natural

13.000

12.000

11.000

10.000

9.000

8.000

7.000

6.000

5.000

4.000

3.000

2.000

1.000

0

2020

2010

2011

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

El consumo de electricidad cayó un 11,8% en Asturias en 2020 y el de gas marcó su récord

El consumo de electricidad en Asturias cayó un 11,8% durante el pasado año debido al parón de actividad económica provocado por la pandemia del coronavirus. En cambio, el consumo de gas aumentó un 3,7% y marcó un nuevo récord por el uso intensivo de los grupos de ciclo combinado de EDP en Soto de Ribera, que están cubriendo el hueco que dejaron las centrales térmicas de carbón. Según datos publicados ayer por Sadei, la caída del consumo eléctrico de Asturias en 2020 se centró en la fuerza industrial. La actividad fabril se vio afectada por la pandemia y su consumo se redujo el 14%, mientras que el uso doméstico creció el 0,4% vinculado al confinamiento. El consumo de gas natural, por su parte, se incrementó un 3,7% por la mayor utilización para generar electricidad en los grupos de ciclo combinado.

Compartir el artículo

stats