DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así son los dueños de los gigantes eólicos asturianos

Empresas emergentes, constructores locales y multinacionales niponas y saudíes entran en la eólica asturiana, dominada por las grandes eléctricas

Torres de un parque de  los Oscos. | Luisma Murias

Torres de un parque de los Oscos. | Luisma Murias

Empresarios madrileños emergentes, multinacionales saudíes, corporaciones japonesas y constructores locales, entre otros, quieren sacar dinero del aire en Asturias como lo hacen las grandes compañías energéticas, que tras diferentes operaciones y procesos de concentración empresarial prácticamente monopolizan el viento en la región. Son los dueños de los gigantes, de los aerogeneradores que ahora vuelven a rebrotar en las montañas del Occidente con el vendaval de la transición energética.

La anterior gran crisis económica, los cambios en la regulación energética, la complejidad de los procedimientos administrativos y la ocupación de los emplazamientos más atractivos frenaron el desarrollo eólico en Asturias. El viento no soplaba a favor y durante los últimos siete años no se inauguraron parques de aerogeneradores que se sumaran a los 19 que están activos en la región y que tienen una potencia de 518,45 megavatios (MW), apenas el 2% de la instalada en España.

El parón no impidió que a nivel societario se produjeran fuertes movimientos. Fruto de acuerdos, absorciones y compras, la mayoría de la potencia eólica en Asturias pertenece ahora a las grandes compañías energéticas que operan en España. De los 19 parques eólicos, nueve han quedado en manos de EDP Renovables, la filial de energías verdes de la multinacional portuguesa (propietaria de la antigua Hidroeléctrica del Cantábrico) que tiene sede en Oviedo. Con la integración de los activos renovables de Viesgo (tres parques en la región), EDP ya tiene más de 290 MW de eólica, el 56% de la potencia instalada en el Principado. Iberdrola, a través de sociedades radicadas en Langreo (donde va a desmantelar su central térmica de carbón), tiene en operación en el Occidente otros dos parques eólicos con 74 MW, y Enel Green Power, la filial de renovables de Endesa, uno con casi 35 MW tras quedarse con parte de los activos de la alianza de eléctricas Eufer. Por lo tanto, EDP, Iberdrola y Endesa controlan el 77% de la potencia eólica instalada en Asturias.

El 23% restante se lo reparten Eurus Energías Renovables (filial de una sociedad controlada por las corporaciones japonesas Toyota Tsusho Corporation y Tokyo Electric Power y que se hizo con el control de los activos que tenía la empresa gallega Terranova Energy), que tiene tres parques en Asturias con 83 MW; Ibereólica Renovables (empresa española que se ha aliado con Repsol para instalar aerogeneradores en América), que tiene un parque en el Principado con 16 MW; Xunqueira Eólica (controlada por Sinia Renovables, empresa de proyectos energéticos de Banco Sabadell), que tiene otro parque de 8 MW; Acciona Windpower, que tiene otro de 6 MW, y Electra del Norte (la empresa familiar sierense de energía), que tiene uno de casi 6 MW.

El despertar

El parón en el desarrollo de nuevos parques eólicos se acabó en los dos últimos años con las políticas para acelerar la descarbonización. Muchos proyectos que tenían la tramitación iniciada, pero que estaban aletargados, despertaron de la mano de nuevos promotores. Iberdrola –que hace tres años decidió el cierre de la térmica de Lada y desde entonces ha sentido la presión política y sindical en forma de reclamación de alternativas– anunció de la noche a la mañana la puesta en marcha de cuatro parques eólicos de casi 130 MW en los concejos de Navia, Valdés, Tineo y Villayón. Lo hizo tras tomar el control de sociedades que tenían avanzadas las tramitaciones administrativas de nuevos parques (la mayor parte pertenecientes al grupo minero y energético leonés Viloria Lamelas) y en un tiempo récord puso en marcha las obras, que está previsto que finalicen este trimestre. El grupo madrileño Capital Energy, que inicialmente siguió una estrategia similar de toma de control de sociedades, también tiene en marcha las obras de un parque en la misma área del Occidente de 50 MW. A los cinco nuevos proyectos se suma la ampliación del parque que en Boal tiene la compañía energética asturiana Electra Norte, fundada en Carbayín en 1923 por Perfecto Díaz, bisabuelo del actual director general de la compañía, Juan Díaz. La pequeña Electra Norte es la excepción en este sector de gigantes.

Los seis proyectos en ejecución suman 187 megavatios a los 518 ya instalados, pero, según fuentes de la Consejería de Industria del Principado, en estos momentos hay en tramitación otros 47 proyectos que suman 862 MW, con lo que podría más que doblarse la potencia eléctrica instalada en la región.

La última puja

La subasta de renovables que impulsó el pasado martes el Ministerio para la Transición Ecológica puede suponer un nuevo soplo para el despliegue de la energía eólica en Asturias. Empresas que tienen parques en tramitación en Asturias obtuvieron 698 de los 998 MW adjudicados. Eurus Desarrollos Renovables, la empresa dominada por corporaciones japonesas, obtuvo 53 MW y tiene en tramitación un parque en Asturias, y EDP Renovables consiguió casi 25 MW y, con la integración de Viesgo, tiene casi una decena de proyectos en tramitación en Asturias. Pero la gran vencedora de la subasta, con 620 MW, fue Capital Energy, que además es el grupo que más parques en tramitación tiene en Asturias, con casi una veintena promovidos por diferentes filiales, con Green Capital Power como principal.

Jesús Martín Buezas

El grupo Capital Energy fue fundado en 2002 por Jesús Martín Buezas, perteneciente a la familia fundadora de la empresa de transportes por carretera La Sepulvedana. Un año después, el rostro del empresario apareció en todas las revistas del corazón, tras contraer matrimonio con María Ángeles Pérez Sandoval, la única hija de Florentino Pérez, presidente del grupo ACS y del Real Madrid. El matrimonio duró poco, no así la aventura empresarial. Capital Energy nació enfocada hacia la incipiente eólica marina y los mercados internacionales, pero con los años se centró en la península Ibérica y en tecnologías más maduras como la eólica terrestre y la solar fotovoltaica. Maneja una cartera de 400 proyectos que suman 30.000 MW y ha culminado su objetivo estratégico de estar presente en toda la cadena de valor de la generación renovable (desde la promoción de instalaciones a la comercialización de energía). La compañía cuenta con 290 trabajadores y 14 oficinas en España y Portugal. Una de ellas está en Oviedo y en ella trabajó la ingeniera mierense Rosana Prada, actual directora general de Industria del Principado, que antes de sumarse al proyecto de Martín Buezas había sido secretaria general técnica de la Asociación Eólica del Principado de Asturias. En septiembre del pasado año, Capital Energy incorporó como presidente no ejecutivo (el poder lo mantiene Martín Buezas desde la vicepresidencia ejecutiva) a Juan Lasala, que fue consejero delegado de Red Eléctrica de España, el operador del sistema eléctrico.

Hidenori Mitsuoka, gerente de Eurus.

Fuentes de Capital Energy señalaron que aún está por decidir qué proyectos se ejecutan con los 620 MW obtenidos en la última subasta de renovables y si algunos de ellos son los que la compañía tiene en tramitación en Asturias fruto de la toma de control de otras sociedades o de sus propia iniciativa. No obstante, Martín Buezas ya tiene otro de sus ojos puesto en Asturias, ya que se ha mostrado dispuesto a invertir en la ingeniería asturiana Duro Felguera, que busca una tabla de salvación en las energías renovables.

Con la obtención de megavatios en las subastas, los adjudicatarios se aseguran un precio fijo para su energía. Pero hay otros incentivos para el desarrollo de parques eólicos como pueden ser los fondos europeos que están por llegar para impulsar la descarbonización de la economía. A ellos podrían optar proyectos de parques que están en tramitación. En el listado de promotores, junto a Capital Energy y EDP Renovables, destaca la presencia de Merybal Construcciones y Contratas (empresa ovetense de obra civil dirigida por el arquitecto técnico Ángel Luis Merino Balbín, que ha entrado en el negocio de las renovables con la promoción de siete parques, unos directamente y otros a través de las empresas Asturwind y Costa Eólica); de nuevo Electra Norte; Acciona, y Alfanar, grupo de Arabia Saudí que a través de dos filiales distintas promueve dos parques en Boal, Castropol y Vegadeo. Alfanar había sido uno de las principales beneficiarios de la subasta de renovables de 2017, con la que entraron en el mercado español nuevos actores en competencia con los gigantes del sector nacional, que son los que rentabilizan el viento de Asturias.

Abdul Salam Al Mutlaq, presidente de Alfanar

Compartir el artículo

stats