Sabadell Herrero, la marca asturiana del Banco Sabadell, aumentó su negocio total el año pasado el 1,7%, hasta los 11.982 millones, de los que 3.904 millones (el 1,9% más) correspondieron a inversión crediticia y 8.078 millones (con un alza interanual del 1,5%), a recursos de clientes. El crecimiento de la inversión crediticia se debió en gran parte a la línea de préstamos con garantía del ICO, que alcanzó los 481,6 millones, lo que supone una cuota de participación en el mercado asturiano por este concepto del 22,7%. Sabadell Herrero captó 8.600 nuevos clientes el año pasado, informó ayer la entidad bancaria.

El Banco Sabadell cerró el ejercicio con un beneficio de dos millones de euros (el 99,7% menos) tras haber realizado provisiones por 2.275 millones a causa del coronavirus, la venta de activos problemáticos y la aplicación de planes de reestructuración en España y Reino Unido. De excluirse su filial británica (TSB), el Sabadell obtuvo un beneficio de 222 millones (el 72,2% menos).

El grupo redujo sus márgenes de intereses y básico (-6,2%) pero mejoró el margen bruto (7,5%) y antes de dotaciones (7,1%).

La inversión crediticia del banco aumentó el 1,6%, hasta los 146.878 millones. En España el incremento fue del 3,2% interanual, en gran parte por los préstamos ICO. Los recursos de clientes en el balance crecieron el 3,1% y se situaron en 150.778 millones, y fuera de balance sumaron 38.064 millones, el 3,3% más.

El banco liquidó el esquema de protección de activos de la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y redujo su mora hasta el 3,6%, por debajo de la media. El grupo anunció el diseño de un nuevo plan estratégico, que se conocerá en mayo, y un ahorro anual de 141 millones con el plan de salidas voluntarias de 1.817 empleados.