Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Yolanda Díaz: "Derogaremos la primera parte de la reforma laboral este 2021"

La ministra de Trabajo afirma que lleva desde diciembre defendiendo en el seno del Gobierno, sin éxito por ahora, la activación de ayudas directas para las empresas

Yolanda Díaz: "Derogaremos la primera parte de la reforma laboral este 2021"

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, está a punto de cerrar la nueva ley de trabajo en plataformas, el preludio de un 2021 cargado de negociaciones en el diálogo social. El mismo día que se cumplen nueve años de la aprobación, en Consejo de Ministros, de la reforma laboral del PP del 2012, Díaz avanza en El Periódico de Catalunya que una primera parte de esa reforma laboral será derogada antes de finalizar el año. El objetivo de la ministra es priorizar los acuerdos para sacar adelante el paquete de 17 reformas que ha remitido a Bruselas, pero avisa que cumplirá aunque no siempre consiga el consenso unánime entre patronales y sindicatos.

-¿Da por finalizadas las negociaciones para la ley del trabajo en plataformas?

-Sí, el tema está zanjado. Llevamos muchos meses negociando y el Tribunal Supremo nos ha despejado el camino. Y lo ha hecho en la línea de lo que están haciendo los tribunales europeos. Vivimos en una democracia y las sentencias, nos gusten o no, hay que cumplirlas. Moría hace unos días en Madrid un repartidor en unas condiciones tremendas, pues por no el hecho de no ser asalariados ven mermados sus derechos laborales.

-Si finalmente la CEOE no les apoya, ¿legislarán igualmente?

-Si no hay acuerdo hay que legislar, esta reforma la hemos remitido a la Comisión Europea. Es decir, hay un compromiso del Gobierno de España para legislar y proteger a los trabajadores.

-¿Están dispuestos a hacerlo en el resto de temas del diálogo social?

-Sí. Desde el primer día dije que quería hacerlo todo con diálogo social. Este año hemos tenido siete acuerdos importantísimos, pero ha habido dos normas, la de transparencia salarial y la de planes de igualdad, en los que ha habido diálogo, pero la patronal en el último momento decidió no suscribirlas. Lo importante es que exista ese diálogo.

-¿Podrá convencer al presidente del Gobierno de ello? Pedro Sánchez dijo que no habría derogación de la reforma laboral sin el consenso con la patronal...

El presidente del Gobierno entiende muy bien y es un cómplice del diálogo social. Sabe perfectamente que en el diálogo social no hay vetos, ni de los trabajadores ni de los empresarios. Estoy convencida y sé que el presidente del Gobierno comparte esta estrategia.

-En la última negociación para subir el salario mínimo no logró los suficientes apoyos...

-No subir el salario mínimo fue un error. Nadie puede entender que subamos el sueldo a los funcionarios y a los más golpeados les castiguemos. Y quiero ser justa, porque dentro del Gobierno las posiciones no van por partidos. Hay ministros cuyas posiciones son conocidas antes incluso de la pandemia. La parte económica del Gobierno, cuando subimos el salario mínimo a 950 euros [en enero del 2020], estaba en contra de la subida. Y era cuando la economía estaba creciendo. Y es la misma que ahora sigue estando en contra. Soy una demócrata y mi posición en el seno del Gobierno, la de Unidas Podemos y la de otros ministros socialistas es clara.

-¿Qué plazo se da para decidir si sube este año el salario mínimo?

-El tiempo en el diálogo social es infinito. Por respeto a la ciudadanía no voy a dar una fecha, porque las fechas no dependen de mí.

-Los sindicatos han convocado movilizaciones para acelerar las reformas, ¿se siente presionada?

-No, los sindicatos saben muy bien qué defiende cada quien en este Gobierno.

-¿Cuál va a ser la agenda de su Ministerio para este año?

-Son 17 reformas estructurales. No se trata sólo de plantear alternativas al real decreto 3/2012 [la reforma laboral del PP]. Los males endémicos del mercado laboral español están estudiados. Tenemos una temporalidad insoportable, un paro juvenil insoportable€ No es solo la reforma laboral del PP. La reforma de la subcontratación no es real decreto 3/2012, sin embargo es necesario modificarlo porque hay una fuente de precariedad absoluta a través del uso abusivo de los contratos por obra y servicio.

-¿Cuál será la primera prioridad?

-Le he pedido a los agentes sociales que dispongan de un calendario. Hay temas que van a ser más fáciles, como la reforma de los ertes o las políticas activas. Otras, como la reforma de las modalidades de contratación, va a ser más compleja. Eso sí, tenemos un límite temporal. Este año tenemos que avanzar, porque ya no solo dependemos de nosotros, sino de la propia Comisión. "Pacta sunt servanda", lo que llevo a Bruselas lo voy a hacer.

-Con o sin acuerdo, ¿la derogación de la primera parte de la reforma laboral, la referente a la modernización de la negociación colectiva, será aprobada este año?

-Sí, hay una mayoría en el Congreso de los Diputados que quiere que salga eso. Es lo que está en el programa que se envió a Bruselas.

-¿Cómo será el nuevo mecanismo de ertes?

-Para los de causa de fuerza mayor será hiperflexible. Cada industria, cada unidad mercantil, puede, como en un acordeón, modificar casi diariamente todas las condiciones para adaptarlo a sus necesidades. Esto es complejísimo. También mantendrá el compromiso con el empleo, sino no tiene sentido. Hemos de estudiar qué trasladamos a los ertes ETOP.

-¿Y la reforma de los tipos de contratos?

-Pasaremos de una panoplia contractual que nadie entiende en Europa, que supera las 40 modalidades contractuales, vamos a ir a tres: el contrato estable, donde estarán los fijos discontinuos, el contrato formativo y el contrato temporal, pero que justifique su causa para alejarnos de los fraudes.

-¿Teme un cierre masivo de empresas este 2021 por la crisis?

-Por desgracia el virus no está controlado. Llevo desde antes diciembre diciendo que los sectores que están en erte no les basta con que les paguemos las nóminas. Hemos de transitar hacia la etapa post erte. Y hemos hecho propuestas. Por ejemplo, centrar las ayudas en las pequeñas empresas de menos de 10 trabajadores.

-¿Va tarde el Gobierno el despliegue de ayudas directas?

-Nunca es tarde si la dicha es buena. No quiero que caiga ninguna empresa, sé muy bien que si cae una empresa se desploman trabajadores.

-¿Por qué no han sido aprobadas todavía?

-Los gobiernos son plurales, hay que aunar muchos recursos. Es cierto que el despliegue económico que está haciendo este Gobierno es brutal, no somos Alemania... Yo tengo la obligación de defender a cada una de las empresas, porque eso es defender a todos y cada uno de los trabajadores. Aprendimos de la crisis anterior y lo que no gastemos ahora se va a multiplicar por mucho más a posteriori. No hay nada más caro que el desplome de empresas.

Compartir el artículo

stats