Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias lanza innovadoras tecnologías verdes para captar fondos de la UE

La tecnología hidráulica se ha desarrollado en la región y se aplicará en tres centrales ubicadas en saltos de los ríos Nalón y Narcea

Central térmica de EDP en Aboño | MARCOS LEÓN

Con la descarbonización, las compañías eléctricas vuelven a mirar a los caudalosos ríos asturianos para producir energía renovable. EDP está tramitando tres proyectos hidroeléctricos para los ríos Nalón y Narcea en los que se instalarán, en saltos ya existentes, los mayores hidrotornillos del mundo. Se trata de una antigua tecnología –conocida también como tornillo de Arquímides por su inventor– que ha sido afinada para la generación eléctrica por la compañía de ingeniería gijonesa Sinfin Energy.

Los proyectos hidroeléctricos han sido presentados por EDP tanto a la Consejería de Industria como a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y ya se ha iniciado la tramitación ambiental. La inversión prevista supera los 5,5 millones de euros y para su financiación EDP intentará captar fondos europeos.

Dos de las centrales aprovecharán las aguas del Nalón en los pequeños embalses de la central térmica de Soto de Ribera (en el concejo de Ribera de Arriba) y de El Furacón (entre Oviedo y Las Regueras), y la tercera central aprovechará las aguas del Narcea en el embalse de Pilotuerto (Tineo). La potencia eléctrica total instalada será de 3,5 MW, superior a la de cualquiera de los gigantescos aerogenedores levantados en las montañas de Asturias. Las tres centrales generarán la energía equivalente al consumo eléctrico medio anual de 4.000 hogares (más de 16.000 MWh).

Estos proyectos se basan en una tecnología pionera en Asturias que consiste en el uso de hidrotornillos. Son cilindros huecos con forma de tornillo que llevan acoplados un alternador. Situados directamente sobre las aguas con la inclinación deseada, giran sobre sí mismos aprovechando la fuerza natural de las aguas para producir energía eléctrica. Fuentes de EDP señalaron que esta tecnología destaca por su fácil implantación y por la ausencia de impacto ambiental, ya que no implica ni derivaciones del agua de los ríos ni la construcción de presas. Solo se precisan pequeños azudes ya existentes que, combinados con escalas de peces, permiten el paso ascendente y descendente de la fauna del río.

En el embalse de El Furacón se instalaría un único hidrotornillo de 30 metros de longitud y cuatro de diámetro, que será el mayor del mundo. En Pilotuerto, dos unidades de 14,34 metros de largo y cuatro de diámetro que serán los hidrotornillos en serie más grandes existentes hasta la actualidad. Y en Ribera de Arriba cinco unidades de similares características con una potencia de más de 2 MW, la mayor del mundo en una instalación de ese tipo. El caudal máximo de agua que aprovecharán estas instalaciones va desde los 9.000 litros por segundo en Pilotuerto, hasta los 50.000 de Ribera de Arriba.

En el embalse de El Furacón se instalaría un único hidrotornillo de 30 metros de longitud y cuatro de diámetro, que será el mayor del mundo.

decoration

En España sólo está conectada a la red eléctrica una única central de hidrotornillo. Es la de Barreda, en la localidad cántabra de Torrelavega, y fue construida por la empresa de ingeniería gijonesa Sinfin Energy. Esta misma firma también aporta la tecnología para los proyectos de EDP en Asturias.

La generación de energía hidráulica es el origen de Hidroeléctrica del Cantábrico, ahora integrada en EDP, desde que en septiembre de 1917 pusiese en funcionamiento la central de La Malva, en Somiedo. Junto a esta instalación, aún en funcionamiento, EDP opera otras diez centrales hidráulicas en la región: Proaza, Tanes, Priañes, Salime, Miranda, Caño, San Isidro, Laviana, La Florida y La Barca). En total suman 425 MW de potencia y generan una media de 880 GWh al año, energía suficiente para cubrir la demanda de 250.000 hogares al año.

Además de las centrales de hidrotornillo, EDP proyecta la conversión de la térmica de carbón Aboño I para la quema de gas y la creación de un almacén energético en Soto de Ribera. Planes que también optarán a fondos europeos.

TSK plantea proyectos en Asturias para la transición energética por 500 millones

La ingeniería gijonesa TSK ha planteado al Gobierno para su eventual cofinanciación con cargo a los fondos europeos de reconstrucción proyectos para la transición energética que supondrían una movilización de recursos de 800 millones, de los que el 62,5% (500 millones) se destinarían a Asturias.

La compañía plantea, entre otras realizaciones, la construcción de plantas de almacenamiento de energía mediante aire líquido que se emplazarían en ubicaciones afectadas por el cierre de centrales térmicas (como son los casos, en Asturias, de Lada, Soto de la Barca y Soto de Ribera), una planta de biomasa asociada a una industria alimentaria, un proyecto de captura de CO2 y un centro de excelencia para la sostenibilidad y digitalización del sector industrial y energético.

La compañía, controlada por la familia García, pretende acometer estas iniciativas en colaboración con la compañía británica Highview Power, con la que en 2019 constituyó una sociedad conjunta (Highview TSK) para el almacenamiento masivo de energía. Los proyectos se afrontarían con la participación de diferentes pequeñas y medianas empresas, centros tecnológicos y la Universidad.

Las iniciativas pretenden actuar como “proyectos tractores a largo plazo con un marcado carácter innovador”, en expresión de la ingeniería asturiana.

Los planes

Almacenamiento. Se usaría la tecnología con aire líquido de Highview Power, que ya tiene una planta en Reino Unido.

Biomasa y CO2. TSK plantea una instalación de biomasa asociada a una industria alimentaria así como un proyecto de captura de CO2.

Centro de excelencia. Estaría focalizado enla sostenibilidad y digitalización industrial.

El almacenamiento masivo de energía es uno de los retos tecnológicos para garantizar la sostenibilidad de un sector eléctrico plenamente descarbonizado y que hipotéticamente sólo contase con fuentes energéticas renovables (no susceptibles de planificación, dado que dependen del azar de la meteorología) y sin el recurso a las tecnologías de respaldo, que sí son programables.

Las soluciones de almacenamiento posibilitarían hacer acopio de energía excedentaria cuando abundan los recursos de agua, viento y sol para su uso bien en momentos de baja contribución de las fuentes primarias renovables o como refuerzo cuando la demanda eléctrica es muy elevada.

Planta en Reino Unido

TSK trabaja desde hace años en distintas soluciones de almacenamiento, además de su acuerdo con Highview Power. La tecnología mediante aire líquido (también conocida como_LAES, acrónimo de su denominación anglosajona: Liquid Air Energy Storage) se considera una opción muy prometedora, permite una alta densidad energética (energía almacenada por unidad de volumen) y mayor escalabilidad que otras alternativas, y no tiene tantas limitaciones geográficas ni ambientales. Highview Power ya dispone de una planta a escala real operativa en Pilsworth (Reino_Unido).

Como soluciones de almacenamiento, TSK también ha desarrollado 15 centrales termosolares en varios países que permiten adaptar la producción a la demanda, así como proyectos de integración de plantas de energía renovable con producción de hidrógeno verde.

El Gobierno central aspira a que la actual capacidad española de almacenamiento energético (8,3 gigavatios) alcance los 20 gigavatios en 2030 y los 30 en 2050.

Los proyectos que contribuyan a la transición energética son uno de los objetivos preferentes de los fondos europeos para la reconstrucción poscovid que la UE va a movilizar por 750.000 millones, de los que 140.000 millones están predestinados a España.

El denominado centro de excelencia para la sostenibilidad y digitalización del sector industrial y energético que TSK_también pretende instalar en Asturias supondrá, según la compañía, un hito tecnológico para el desarrollo de tecnologías innovadoras y sostenibles en el sector industrial para la eficiencia energética, almacenamiento energético, desarrollo de nuevas energías sostenibles, descarbonización, economía circular y ecoinnovación, entre otros fines.

Principado, Ayuntamiento y sindicatos avalan la planta de hidrógeno para Lada

El Ejecutivo regional, el gobierno langreano y los sindicatos SOMA-FITAG-UGT y CC OO respaldan el proyecto para construir la planta de hidrógeno verde que proyecta Iberdrola en los terrenos de la térmica de Lada en compensación por el cierre de las instalaciones. El apoyo trasladado por las organizaciones sindicales va acompañado de la reclamación a la empresa para que concrete la actuación y aclare el impacto que tendrá en el empleo. El proyecto, indicó el secretario general del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi, “tiene que materializarse lleguen o no los fondos europeos para la transformación industrial”. Esther Barbón, secretaria comarcal de CC OO, afirmó que “hay que ver cómo se plasma en el empleo porque hasta el momento no conocemos ningún detalle”, aunque “ahora la empresa ha presentado el plan alternativo que pedíamos” para mantener la actividad industrial en Lada. La portavoz del Ejecutivo autonómico, Melania Álvarez, aseguró que la actuación que pretende abordar Iberdrola con fondos del programa europeo Next Generation es “una buena noticia”.

“El Gobierno regional ha solicitado insistentemente a la empresa que se propongan proyectos alternativos en Lada para compensar el cierre de la térmica y reactivar la comarca”, comentó para añadir a continuación que “en ese diálogo también con el Ayuntamiento y la administración central se buscaron alternativas para la zona”.

La alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, aseguró que ve “con buenos ojos” la iniciativa ya que el hidrógeno verde “está llamado a ser un vector energético clave para el éxito de la descarbonización del sector”. “Es el combustible de la transición energética”, recalcó la regidora, que considera que Langreo puede “ser pionero en Asturias” con este proyecto. Arbesú trasladó que el Ayuntamiento ha exigido a Iberdrola que “descontamine el suelo, que lo deje limpio después de este tiempo de uso industrial para sacar todo el jugo a estos terrenos”. Pero además ha demandado a la compañía “una apuesta clara con iniciativas empresariales para la creación de empleo en la zona, que es lo que necesita”.

La sección sindical del SOMA-FITAG-UGT en la central térmica exige a Iberdrola que aborde la actuación logre o no los fondos europeos a los que opta. Aunque el anuncio es “esperanzador” considera que se produce con “bastante retraso” dado que la propuesta de esta nueva inversión “era uno de los compromisos adquiridos por parte de la empresa en el acuerdo por una transición justa para las centrales térmicas en cierre firmado por el Ministerio de Transición Ecológica, empresas energéticas y sindicatos”. El secretario general del SOMA-FITAG-UGT destacó que desde el sindicato se ha exigido “desde el principio un proyecto verde de actividad industrial en Lada” que tiene que “mantener los puestos de trabajo de la central y la recolocación de los empleados de las auxiliares”. Aludió también a que se tiene que generar “empleo y de calidad” y complementar la planta de hidrógeno verde con “alguna otra actividad industrial” dado que existe espacio suficiente. La compañía energética “tiene que concretar plazos y los empleos que se generarán”, dijo Alperi. La sección sindical del SOMA-FITAG-UGT en la térmica de Lada reclamó la colaboración de todas las administraciones pública que puedan verse involucradas para que este proyecto pueda materializarse.

“Es una buena noticia”, afirma el Ejecutivo regional sobre el plan para los terrenos de la térmica

decoration

La secretaria general de CC OO del Nalón, Esther Barbón, aseguró que con la planta de hidrógeno verde “se ve un poco de luz al final del túnel ya que hasta ahora Iberdrola nunca había trasladado ningún plan alternativo” al cese de la actividad de la térmica. Pero también subrayó que mantienen la “cautela” dado que por el momento no se conoce “cómo se plasmaría en el empleo ya que menos de los puestos que hay ahora sería decepcionante”. “La comarca necesita que se genere empleo y que sea de calidad”, recalcó. Esther Barbón afirmó que CC OO había reclamado un plan alternativo para dar uso a los terrenos de la térmica, que está pendiente de ser desmantelada, que “llega ahora”. “No se entendería que la empresa marchase después de 70 años dando un portazo”, manifestó. Ahora, “hay que esperar a que Iberdrola concrete cuál es el proyecto ya que existen iniciativas verdes que acaban generando poco empleo”. Iberdrola ha puesto en marcha también una plataforma para atraer proyectos que compensen el cierre de la central térmica de Lada, que se marca el próximo verano para reunir “una primera batería de iniciativas, que estén interconectadas”. A finales del pasado año se produjo una reunión con agentes del territorio (públicos, privados, organizaciones y sociedad civil), tras los que se procederá a un mapeo de las iniciativas existentes, identificando los puntos donde se conectan los proyectos, para proceder a una selección.

Un futuro del negro al verde

De central térmica de carbón a planta de hidrógeno verde. Esa es la transformación que vivirán los terrenos de Lada propiedad de Iberdrola si se desarrolla el proyecto que la compañía energética tiene y para el que solicita fondos europeos del plan de recuperación “Next Generation”. La iniciativa planteada para compensar el cierre de la térmica langreana, que fue inaugurada en 1949, es la respuesta de la empresa a la reclamación de un plan alternativo para el espacio que quedará sin uso una vez se desmantele la central.

El proyecto se basa en la generación de hidrógeno a través de un proceso químico conocido como electrolisis. Es un método que utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua y, al usar electricidad que se obtiene de fuentes renovables (eólicas o fotovoltaicas), se producirá energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera. Es el hidrógeno verde que saldría de la planta que Iberdrola proyecta construir en Lada, con el objetivo de reducir las emisiones en la industria de la zona.

El proyecto se basa en la generación de hidrógeno a través de un proceso químico conocido como electrolisis. Se producirá energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera

decoration

Actualmente, aseguró explica Emilio Nieto, director del Centro Nacional del Hidrógeno, ubicado en Ciudad Real, “en la industria a nivel mundial se consumen más de 800.000 millones de toneladas de hidrógeno, pero hasta ahora provenía de fuentes no renovables”. El verde permite “no emitir absolutamente nada en toda la cadena y es hacia el que se está yendo”, indicó. De hecho, 53 de los 150 proyectos que Iberdrola presentó para su financiación con fondos europeos del programa “Next Generation” se centran en el hidrógeno verde.

La compañía no ha concretado detalles del proyecto ni cuál será la financiación necesaria para llevarlo a cabo. Actualmente, muchas de las iniciativas que se plantean, indicó el director del Centro Nacional del Hidrógeno, “cubren toda la cadena de valor de lo que se conoce como economía del hidrógeno, trabajando en la generación y producción de hidrógeno y en su almacenamiento y utilización posterior”. Ese hidrógeno verde producido en estas plantas se puede utilizar después “como materia prima en la industria, en el sector químico, en el metalúrgico, o incluso en el campo de los fertilizantes para fabricar amoniaco, o para montar hidrogeneras, estaciones de servicio de hidrógeno para suministrarlo para automoción o incluso lo puedes llevar a una aplicación doméstica de unas calderas”.

Nieto considera que los terrenos donde se ubica la central serían un lugar “idóneo” para desarrollar este proyecto al ser una instalación de uso industrial, que tiene los permisos, y dado que los espacios donde se instalan las térmicas suelen ser amplios. La superficie necesaria dependerá de la idea de los promotores. Los terrenos que ocupa la térmica langreana, que están en el área urbana, tienen una superficie de 24,61 hectáreas.

Emilio Nieto, director del Centro Nacional del Hidrógeno, considera que los terrenos donde se ubica la central serían un lugar “idóneo” para desarrollar este proyecto

decoration

Iberdrola no trasladó cuál será el coste del proyecto previsto para la planta de hidrógeno verde de Lada que pretende desarrollar con fondos europeos. Sin embargo, sí aludió a una inversión de 155 millones de euros tanto para esta actuación como para varios proyectos industriales basados en la sustitución de hidrógeno gris por verde a escala industrial, para otros de aprovechamiento energético en plantas de cogeneración distribuidas por el país y para iniciativas industriales intensivas en emisión de CO2 que se plantearán en escala piloto, “transformando las instalaciones en plantas de alto nivel tecnológico. Para poner en marcha tanto esta actuación como las otras diseñadas por Iberdrola, la compañía energética constituyó junto a Ingeteam una empresa tecnológica, llamada Iberlyzer, para el desarrollo, industrialización y suministro de plantas de electrolisis para la generación de hidrógeno verde. El hidrógeno verde, destaca la empresa vasca, “presenta un altísimo potencial como vector energético para la electrificación de procesos industriales y el transporte pesado, principalmente”. Es, además, una “solución clave para la descarbonización de la economía y para desarrollar cadenas industriales innovadoras y con alto valor añadido, en España y la Unión Europea”.

Defiende Iberdrola que los proyectos presentados al programa “Next Generation”, a través del Plan de Recuperación, Transformación y resiliencia del Ministerio de Transición Ecológica, posicionarían a España como referente tecnológico europeo en la economía del hidrógeno y “permitirán extraer el máximo valor al recurso renovable disponible en nuestro país”. Estas actuaciones tendrían, defiende, un impacto positivo en la competitividad del tejido industrial español y “permitirán la recuperación verde a corto plazo y, a medio y largo plazo, la transformación del país orientándolo hacia sectores de futuro”.

“Se contribuiría al desarrollo de la cadena de valor, creando casi 5.000 empleos cualificados, a través de más de 500 proveedores locales”.

decoration

Los 53 proyectos presentados movilizarán la inversión de más de 2.400 millones de euros para la instalación de una potencia de más de 1GW de electrolizadores en España. Con ellos, destaca la empresa, “se contribuiría al desarrollo de la cadena de valor, creando casi 5.000 empleos cualificados, a través de más de 500 proveedores locales”.

Cuatro de las iniciativas se realizarían bajo la alianza alcanzada por Iberdrola y Fertiberia. Incluye el mayor complejo de hidrógeno verde para uso industrial de Europa, que estará operativo este año en Puertollano y está integrado por una planta fotovoltaica de 100 MW, un sistema de baterías de ion-litio (20 MWh) y uno de los mayores sistemas de producción de hidrógeno mediante electrolisis (20 MW).

Compartir el artículo

stats