DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Accionistas contestatarios exigen cambios en la cúpula y la gestión de Danone

La multinacional, con factoría en Salas, reducirá 2.000 empleos en sus servicios centrales

Factoría de Danone en Salas.

Factoría de Danone en Salas.

Danone, la multinacional láctea francesa de origen catalán una de cuyas factorías se localiza en Salas, vive momentos de tensión interna por la exigencia de cambios en la alta dirección del grupo y en la gestión por parte de dos accionistas contestatarios que han expresado su descontento con los resultados y con la evolución bursátil de la compañía.

La empresa anunció en noviembre un plan de reducción de 2.000 empleos (que afectará fundamentalmente a las sedes corporativas y servicios centrales), equivalentes al 2% de su plantilla, y un cambio en la estructura organizativa de los negocios con el fin de alcanzar, por unas u otras vías, ahorros anuales por un importe de unos 1.000 millones en 2023 (un recorte del 20%), así como una revisión organizativa para concentrar esfuerzos en sus marcas líderes, vender las menos relevantes y descentralizar decisiones, dando más autonomías a las filiales de cada país. Pero este anuncio no ha aplacado el malestar de los fondos de inversión activistas.

El enfado con la marcha del grupo lo manifestó primero el fondo inversor londinense Blueblell Capital Partners, que exigió la sustitución del presidente y consejero delegado de la empresa, Emmanuel Faber, y reformas que mejoren la capitalización bursátil y la rentabilidad, que hoy es inferior a la de otras grandes corporaciones alimentarias como Unilever y Nestlé. El fondo de inversión libre expresó su “decepción” tanto con los resultados como con el liderazgo de Faber al frente del grupo galo de derivados lácteos, agua envasada y alimentos infantiles.

A la exigencia de relevo de Faber por parte Blueblell se ha sumado ahora otro accionista, el fondo estadounidense Artisan Partners, que es el tercer mayor inversor en el grupo (posee más del 3%) y ha exigido una revisión de la estrategia y la separación de las responsabilidades del consejero delegado y del presidente, que ahora está unificadas en la misma persona. Artisan reclama el nombramiento de un nuevo primer ejecutivo.

Emmanuel Faber (Grenoble, Francia, 1964) fue nombrado consejero delegado de Danone en 2014 y, tres años después, asumió también la presidencia. Desde entonces compatibiliza ambos cargos.

Como Bluebell, Artisan considera decepcionantes los resultados y se dice que va a plantear un plan alternativo elaborado con el exejecutivo de Danone Jan Bennink.

Frente a la demanda por los inversores críticos de un mayor crecimiento del negocio y la maximización de los resultados –lo que permitiría acrecentar la remuneración de los accionistas y la cotización bursátil como objetivos prioritarios–, Faber se ha manifestado en los últimos años partidario de la nueva corriente conceptual en el capitalismo que vincula el éxito empresarial no sólo al beneficio sino a conciliar los intereses de los accionistas con las aspiraciones y la justa retribución de los proveedores (ganaderos) y de los trabajadores. Desde septiembre de 2019 la acción cayó el 34% pese a que desde el pasado octubre (cuando marcó mínimos desde 2011) ha recuperado el 15,13%.

Compartir el artículo

stats