Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro Felguera plantea una nueva propuesta a la banca y los contactos se intensifican

Las conversaciones, con conocimiento de la SEPI, son casi diarias para limar diferencias y dar paso al rescate estatal de la ingeniería

Duro Felguera

Duro Felguera ha planteado una nueva propuesta a la banca acreedora para intentar llegar a un acuerdo de refinanciación y reestructuración de la deuda financiera de la ingeniería (85 millones), así como para que los bancos restablezcan las líneas de avales a la empresa asturiana. Es el paso previo y condición imprescindible para que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) eleve su propuesta de rescate de Duro a la comisión gestora del Fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas y, acto seguido, al Consejo de Ministros.

Según fuentes conocedoras, las conversaciones entre la dirección de Duro y el sindicato bancario de la empresa son intensas, con contactos prácticamente diarios entre ambas partes, para intentar superar las diferencias. La penúltima propuesta de Duro había sido bien recibida en sus términos generales, pero la banca había reclamado dos modificaciones relevantes (doblar el porcentaje de la deuda a amortizar de inmediato por la empresa, que pasaría del 10% al 20%, y ampliar el grado de cobertura por la aseguradora de mayoría estatal Cesce del riesgo de los avales bancarios para que pasase del 50 al 80%), que no prosperaron. Satisfacer la segunda de las peticiones no dependía en todo caso de la voluntad de Duro, sino de la de Cesce. El acuerdo debe tener a su vez el plácet de la SEPI, en tanto que, de producirse el rescate –como se da por seguro que ocurrirá–, el grupo estatal pasará a ser el accionista hegemónico de Duro con el 40% y heredará la situación financiera que se determine en el eventual pacto entre los prestamistas y el prestatario.

La ingeniería ha reformulado su anterior propuesta con modificaciones que no han sido desveladas para intentar llegar a un acuerdo, que es más complejo de alcanzar porque debe ser acordado a su vez entre siete entidades bancarias (dos de ellas, en proceso de fusión) por más que una de ellas sea la líder del sindicato por el mayor riesgo contraído con la ingeniería.

Duro pidió el rescate el 28 de agosto y, según el decreto que creó el Fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas, la respuesta debe producirse en el plazo máximo de seis meses, con lo que éste se agotaría el próximo día 28, dentro de diez días.

El real decreto-ley que creó el fondo establece que “transcurrido el plazo máximo para resolver sin que se haya dictado y notificado resolución expresa, se entenderá que la solicitud ha sido desestimada” y agrega que “las resoluciones del consejo gestor” del fondo “ponen fin a la vía administrativa y frente a ellas podrá interponerse recurso contencioso-administrativo”. Fuentes consultadas indicaron, no obstante, que, de llegarse a entonces sin despejar el acuerdo bancario, no tendría por qué caducar la solicitud de Duro Felguera, dado que el proceso de decisión en el seno de la SEPI y los ministerios implicados (Economía, Hacienda, Industria y Transición Ecológica) solo está pendiente del pacto financiero. El Principado también se ha comprometido a aportar recursos.

Compartir el artículo

stats