Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La aprobación del rescate estatal de Duro Felguera va hoy a la comisión gestora del Fondo

La banca y la empresa alcanza un principio de acuerdo, con conocimiento de la SEPI, para refinanciar la deuda de la ingeniería y concederle avales | El grupo pierde 171 millones, estaría en causa de disolución de no ser por el decreto covid y alerta de que su situación es crítica

Instalaciones de Duro Felguera Calderería Pesada en Gijón

Instalaciones de Duro Felguera Calderería Pesada en Gijón

La propuesta de rescate gubernamental de Duro Felguera ha sido elevada ya por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) al consejo gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, que tiene previsto abordarla hoy. Se pone así en marcha el proceso que, de concluir –como se espera– favorablemente con su posterior aprobación por el Consejo de Ministros, despejará el futuro de Duro, en situación crítica tras haber perdido el año pasado 171,64 millones de euros.

La propuesta de rescate de la SEPI se eleva a la comisión gestora del fondo estatal una vez que se ha alcanzado un principio de acuerdo, con conocimiento de la SEPI, entre la empresa y sus bancos acreedores para refinanciar la deuda de Duro y otorgarle nuevos avales. El contenido preciso de este preacuerdo no ha sido aún desvelado.

El consejo gestor del fondo creado por el Gobierno para el auxilio de empresas dañadas por la pandemia está integrado por la SEPI y por los ministerios de Hacienda, Economía, Industria y Transición Ecológica.

Duro Felguera solicitó el 28 agosto 100 millones al fondo (un instrumento dotado con 10.000 millones), que el 30 de diciembre amplió a 120 millones, estructurado en 30 millones de aportación de capital, 70 millones como crédito participativo y 20 millones como préstamo ordinario susceptible de convertirse en participativo. Aunque el plazo de respuesta se agotaba en pasado domingo, se concedió un aplazamiento de diez días que vence el día 10.

De materializarse –como es previsible– la entrada de la SEPI en Duro, el grupo estatal se hará con el 40% del capital de la ingeniería asturiana y se convertirá en su accionista hegemónico. La permanencia del grupo público tiene vocación de transitoriedad y no de permanencia a largo plazo. El Principado se ha comprometido a su vez a tomar una participación minoritaria en Duro. Al tiempo, la SEPI colabora con la empresa y el Principado en captar inversores privados.

Duro Felguera considera que es “una empresa viable a largo plazo”, según señaló en la noche del domingo en una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de valores, si logra la refinanciación de la deuda por la banca acreedora (condición previa para el rescate estatal) y el apoyo de la SEPI pero advirtió que, “en ausencia del apoyo público temporal, el grupo podría tener graves dificultades para mantenerse en funcionamiento”, tras las acusada pérdidas en las que incurrió en 2020 frente a un beneficio de 1,39 millones en 2019. Todas las líneas de negocio perdieron dinero salvo la de petróleo y gas.

Tras el acusado deterioro de los resultados (que el grupo atribuye al impacto de la pandemia), la sociedad matriz está en situación neta patrimonial negativa por 150,19 millones (el grupo lo está en 146,79 millones) y tiene un fondo de maniobra también negativo de 204,1 millones. Se trata del tercer ejercicio consecutivo en el que Duro se sitúa en patrimonio negativo.

Pese a ello, la compañía no está en causa de disolución –aun cuando su patrimonio neto es inferior a la mitad del capital social– en virtud del real decreto del 28 de abril de 2020 que, para neutralizar los efectos devastadores del covid, eximió a las sociedades mercantiles de cumplir esta exigencia con los resultados de 2020. Si la situación persistiera en 2021, la sociedad debería disolverse salvo que amplíe capital para restablecer el equilibrio patrimonial (como se hizo en 2018) o lo reduzca (como ocurrió en 2019).

Compartir el artículo

stats