Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coronavirus provoca en un año más de 54.000 bajas laborales en Asturias

Un total de 15.495 trabajadores de la región recibieron la prestación de incapacidad temporal por contagio de covid y 38.997 por aislamiento

El ministro José Luis Escrivá. | EFE

El coronavirus ha causado más de 54.000 bajas laborales en Asturias durante el último año. Es un efecto más de la pandemia. Afecta a la productividad de las empresas y con ello a la marcha de la economía regional.

El covid, que ha quitado la vida a más de 2.000 asturianos, también ha provocado una caída del producto interior bruto (PIB) de la región del 9%, según los cálculos del Banco de España. Las restricciones a la actividad no esencial –sobre todo en sectores como el turismo, la hostelería, el comercio o la cultura– son la parte visible del iceberg, pero también influyen otros factores como el incremento de las bajas laborales vinculadas a la pandemia, que lastran la productividad de las empresas y en algunos casos incluso limitan su actividad.

Distribución de las bajas

La Seguridad Social tramitó 3,77 millones de prestaciones de incapacidad temporal por coronavirus (las conocidas como “bajas covid”) desde que hace un año el Consejo de Ministros aprobó una mejora de la protección de las personas que estuvieran o bien contagiadas por la enfermedad o bien aisladas debido a las medidas para frenar la expansión de la pandemia. Del total de “bajas covid”, 54.492 se registraron en Asturias, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Un total de 15.495 “bajas covid” en Asturias –el 28%– estaban vinculadas a contagios de coronavirus y 38.997 –el 72%– con los aislamientos de las personas que estuvieron en contacto directo con los infectados por virus.

El Gobierno de España estableció mediante real decreto de medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública la asimilación de las bajas por coronavirus a los accidentes de trabajo, lo que supuso una mejora de la prestación a los trabajadores respecto a la que existe con las bajas comunes. Además, se libera del coste que asumen trabajadores y empresas en esos últimos casos. En concreto, la asimilación a accidente de trabajo establece que la prestación de incapacidad temporal por coronavirus sea del 75% de su base reguladora desde el día siguiente al de la baja en el trabajo, en lugar del 60% de la base reguladora desde el cuarto día de la baja hasta el vigésimo inclusive y del 75% desde el día 21 en adelante que se aplica para quienes se les reconoce una baja por enfermedad común. Además, también hace que la Administración asuma el coste de esta prestación desde el primer día, a diferencia de la baja común, que lo hace a partir del día 15.

La Seguridad Social ha dedicado una cifra estimada de 1.800 millones de euros al pago de estas prestaciones a lo largo del último año. De los 3,77 millones de “bajas covid” reconocidas en España hasta finales de febrero de 2021, 1,23 millones lo han sido por contagio y 2,53 millones por aislamiento, ya que ambos supuestos quedaron bajo la protección especial asimilada a un accidente de trabajo.

De media, las personas que se han acogido a las prestaciones de incapacidad temporal por coronavirus han estado de baja laboral durante 19,43 días en el caso de los contagios y 12,61 días en el caso de los que han estado aislados por ser contacto estrecho e infectados por la enfermedad.

Compartir el artículo

stats