Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los asturianos que vigilan el gas: una de las cinco empresas nacionales que certifican calderas, con base en Oviedo

La ovetense Aselar nota que la crisis impulsa el “reciclaje”

Francisco Collantes, en un aula de formación en Oviedo. | Irma Collín

Francisco Collantes, en un aula de formación en Oviedo. | Irma Collín

El equipo que dirige el ovetense Francisco Collantes peina toda España haciendo exámenes. Evalúan a los futuros instaladores de gas que cada cierto tiempo pasan por las casas para chequear las calderas y que todo esté en orden; a los técnicos que revisan los ascensores; a los profesionales que se van a dedicar a evaluar la eficiencia energética de las viviendas o a los frigoristas. Son los encargados de decirles si están capacitados para ejercer un trabajo para el que, muy probablemente, lleven meses formándose. Son oficios en los que, asegura Collantes, la “demanda es muy alta”. Tanto que, incluso, durante la pandemia la solicitud de estos trabajos no se frenó. Tampoco los exámenes. Son los notarios de los técnicos del futuro.

El caso es que la empresa de Collantes, a la que ha bautizado como Aselar (sosiego en asturiano), es una especie de “rara avis”. ¿Por qué? Solo hay otras cinco compañías que se dediquen a lo mismo que ellos en todo el país. Es más, ellos fueron los segundos que tuvieron permiso para desarrollar esta tarea en España. Lo consiguieron después de cuatro años esperando por el visto bueno del Gobierno nacional. “Montamos la empresa en 2008 y hasta 2012 no conseguimos la autorización”, asegura, “tuvimos que pasar un montón de exámenes”. Ahora ya han logrado estabilizarse y su negocio va creciendo año a año. Duplicándose. Su facturación crece de forma constante cada ejercicio y también su nómina de personal. “Estamos abiertos a todo lo que signifique certificar personal”, señala Collantes, “empezamos con un pequeño centro aquí en Oviedo, pero ahora solo nos queda entrar en Baleares y en La Rioja”. Son los dos únicos territorios españoles que se les resisten. El siguiente paso que quiere dar Collantes, de hecho, es el de tratar de abordar los mercados internacionales. La vecina Francia y la más vecina aún Portugal.

Si aún no ha comprendido a qué se dedican exactamente, Collantes pone un ejemplo muy claro. El mismo que utiliza para explicárselo a sus amigos, bromea. “Somos como el organismo que te examina cuando te vas a sacar el carné de conducir”, señala. Los exámenes que realizan, agrega, siempre tienen dos fases: uno “tipo test para evitar que pueda haber cualquier tipo de influencia, todo tiene que ser completamente aséptico, nosotros mismos estamos totalmente auditados”; y otro en el que se evalúan contenidos prácticos, mediante dos pruebas.

Solo el año pasado, pese a la pandemia, examinaron a 2.000 futuros técnicos. Un año antes, sin virus ya, habían sido tres mil. Aunque el coronavirus no da tregua, asegura que este año las solicitudes para hacer estos exámenes están creciendo como la espuma. Especialmente, las de los técnicos de calefacción y climatización (lo que se conoce como el carné RITE). Lo que han notado estos últimos meses ha sido que está habiendo mucho “reciclaje”. Es decir, muchos trabajadores que vienen de los sectores que peor lo están pasando por la crisis, como la hostelería, y que quieren ser técnicos para buscarse una nueva vida laboral.

Compartir el artículo

stats