Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ministerio prepara concursos de acceso a las conexiones de las térmicas

En Asturias se incluyen cinco nudos eléctricos que serán utilizados ahora por renovables

La subestación de Soto de Ribera. | Luisma Murias

La subestación de Soto de Ribera. | Luisma Murias

El despliegue de las energías renovables está condicionado a tener acceso a los nudos de conexión de la red eléctrica. Con el cierre de las centrales térmicas de carbón, parte de la capacidad de acceso de los nudos que utilizaban ha quedado libre y el Ministerio para la Transición Ecológica está preparando “concursos” para conceder esa capacidad de evacuación a nuevas instalaciones de generación a partir de fuentes renovables.

El Ministerio para la Transición Justa ha identificado en España un total de 22 “nudos de transición justa”, denominación que utiliza para estas conexiones vinculadas a las centrales térmicas de carbón, pero también a las centrales nucleares que han cerrado. De esos 22 nudos, cinco están en Asturias. Son los de Lada (en Langreo) de 400 kV, Narcea (Tineo) de 400 kV, Carrio (Carreño) de 220 kV y los dos de Soto de Ribera (Ribera de Arriba), de 400 y 220 kV.

“Las utilización de esos nudos ayudará al despliegue de los proyectos de energías renovables que tenemos en la región”, apuntó Belarmina Díaz, directora general de Energía, Minería y Reactivación del Principado en referencia a los planes que se han hecho públicos en las últimas semanas vinculados principalmente al desarrollo de la energía eólica terrestre y marina flotante, a la generación hidráulica y a la producción de hidrógeno verde.

El procedimiento que se utilizará para la concesión de la totalidad o de parte de la capacidad de acceso de esos “nudos de transición justa” será el de concursos específicos. La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, señaló esta semana en un encuentro telemático organizado por la patronal CEOE que en los concursos, además de tener en cuenta requisitos técnicos y económicos, “también se ponderan los beneficios medioambientales y sociales de las nuevas instalaciones de generación a partir de energías renovables”. Es decir, que en la selección de proyectos será importante el impacto de los proyectos en reducción de emisiones y en creación de empleo en los territorios afectado por el cierre de minas y de centrales térmicas de carbón.

Lo que no aclaró Aagesen es cuándo se van a celebrar esos concursos. Las centrales térmicas de Lada y Narcea ya cerraron el pasado verano y la de Soto de Ribera ya solicitó la clausura el pasado año. De momento se están preparando los pliegos del concurso y a principios de año se abrió un consulta pública previa.

Compartir el artículo

stats