Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer tramo del rescate estatal de Duro Felguera se demora un mes más

El fondo y la SEPI dan treinta días adicionales para el primer desembolso de 40 millones, a la espera de un acuerdo final entre los bancos

Sede de Duro Felguera en Gijón. | Marcos León

Sede de Duro Felguera en Gijón. | Marcos León

El consejo gestor del Fondo Estatal de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas se ha dado un mes más de plazo para desembolsar a Duro Felguera los primeros 40 millones del rescate público aprobado por el Consejo de Ministros el 9 de marzo por un importe total de 120 millones. La prórroga tiene por objeto que la compañía pueda cumplir con las condiciones que le impuso el Gobierno para acceder a las ayudas, a la espera de un acuerdo final entre los bancos.

La ingeniería asturiana había comunicado el pasado día 22 a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que, de las dos fases en las que se articula el rescate, la primera, por un monto de 40 millones, sería desembolsado “tentativamente” antes del que finalizara marzo, pero ayer, último día de mes, la sociedad recibió una certificación del consejo gestor del fondo estatal por la que se amplía en un mes (hasta el 30 de abril), y “con carácter excepcional”, el periodo para que Duro pueda dar “cumplimiento a las condiciones para el cierre de la primera fase del apoyo público”, con lo que también se retrasa el abono de la primera cuantía comprometida por el ejecutivo.

El rescate de Duro por el Estado está supeditado a algunas exigencias, no todas las cuales han sido hechas públicas. Entre ellas, figura dar entrada en el consejo a dos representantes del fondo y de su brazo ejecutor, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI); la búsqueda de un inversor, la renovación del primer puesto ejecutivo de la compañía y la materialización del acuerdo de refinanciación y reestructuración de la deuda con la banca acreedora, entre otras.

La compañía, en una comunicación anoche a la CNMV, no precisó qué requisitos debería haber cumplido ya para recibir los primeros 40 millones y para cuya observancia se le otorga ahora un mes más de margen con “carácter excepcional”, aunque fuentes cercanas a la operación explicaron que aún falta un acuerdo final entre los bancos. La demora no parece que haya causado inquietud en medios de la empresa.

Los 40 millones que iba a recibir Duro Felguera antes de que finalizase marzo, y que ahora se demorarán, están estructurados en 20 millones como un préstamo participativo y otros 20 millones como préstamo ordinario.

Según comunicó Duro a la CNMV el pasado día 22, el resto del desembolso (80 millones) se producirá antes del 30 de junio y consistirá en un préstamo participativo de 50 millones y la inyección de otros 30 millones bien como aportación de capital (si el futuro inversor privado que se intenta captar suscribe acciones por una cuantía superior a esa cifra) o como préstamo participativo. Esta cautela se adopta con la intención de que la SEPI no sea el mayor accionista y, si es posible, que no se involucre en la propiedad.

El Gobierno asturiano, que ha comprometido la aportación de seis millones, está a la espera de lo que resuelva la SEPI para decidir si canaliza esa cifra como capital, préstamo participativo, otra fórmula o una combinación de ellas.

Compartir el artículo

stats