La federación de autónomos ATA señaló que hay 193.000 autónomos que prevén cerrar sus negocios tras el vencimiento de la prestación extraordinaria por cese de actividad, vigente hasta el 31 de mayo, lo que supone el 41% de los 470.000 trabajadores por cuenta propia que están percibiendo esta ayuda (10.023 en Asturias).

“No podemos seguir pagando con dinero público unas prestaciones sociales de alguien que no va a continuar con la actividad”, afirmó el presidente de ATA, Lorenzo Amor, que sugirió que los autónomos que no esperan mantener su actividad dispongan de una prestación durante cuatro meses pero sin tener que seguir sufragando la Seguridad Social.