Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis redujo en 2020 la producción de Arcelor en Asturias a 3 millones de toneladas de acero

Lakshmi Mittal recortó su salario hasta los 1,37 millones de dolares, mientras que su hijo Aditya se incorporó al consejo percibiendo 1,26 millones

Aditya y Lakshmi Mittal

Aditya y Lakshmi Mittal

Las plantas del clúster Asturias de ArcelorMittal (que incluyen las factorías de Gijón y Avilés y las plantas acabadoras de Echévarri, Lesaka y Sagunto) cerraron 2020, el año de la pandemia y el de la congelación de los pedidos, con una producción de tres millones de toneladas de acero. Lejos de los cinco millones de capacidad que tienen las instalaciones, ligeramente por debajo de lo fabricado un año antes, en 2019, y una cifra inferior a la producción que alcanzaron otras plantas del grupo repartidas por Europa de similares dimensiones. La cifra de producción viene incluida dentro del informe anual de la multinacional, publicado ayer. En todo el mundo, la compañía produjo 71,5 millones de toneladas de acero, 18,3 menos que en el ejercicio anterior.

Eso fue el año pasado. A lo largo de este ejercicio la demanda se está recuperando con una fuerza que está sorprendiendo a los propios directivos de ArcelorMittal, que esperaban que los pedidos llegaran de una forma mucho más contenida. Los talleres asturianos de la siderúrgica están desde comienzos del año funcionando al tope de su capacidad y la cartera de pedidos estará repleta durante, al menos, todo este primer semestre. Especialmente, gracias a Europa, donde la demanda de productos de acero está creciendo más de un 10%.

En el informe, la multinacional señala como hitos alcanzados en la región la culminación de las inversiones para la reconstrucción de las baterías de coque de Gijón, cuyos trabajos habían comenzado en 2016. La segunda y última fase de las reconstrucción de las baterías terminó en febrero de este mismo año. Hace solo un par de meses.

En el estudio anual también se recogen las retribuciones de los miembros del consejo de dirección de la multinacional. El salario de los directivos subió considerablemente. Pasó de los 3,12 millones de dólares que habían cobrado en 2019 a los 4,34 que percibieron el pasado. Pero la cifra tiene truco ya que el año pasado Aditya Mittal –que hasta ese momento había sido el director financiero de la multinacional para Europa y presidente de la firma en el viejo continente– se incorporó por primera vez a este comité directivo como consejero delegado y jefe del departamento financiero del grupo, en una clara maniobra para ir preparando la sucesión de Lakshmi Mittal (el año pasado cumplió los 70 años), que sigue ocupando la presidencia ejecutiva.

Según las cuentas recogidas en el informe, el sueldo de Lakshmi Mittal se recortó. Había sido de 1,56 millones en 2019 y pasó a los 1,37 en 2020. Mientras que Aditya Mittal percibió en el ejercicio pasado 1,26 millones. La multinacional cerró 2020 con una cifra de negocio de 53.270 millones. Son 17.345 menos que un año antes, lo que da cuenta del fuerte impacto de la pandemia sobre sus resultados.

Por otro lado, ArcelorMittal anunció esta semana que va a invertir 400 millones de euros en la gigantesca planta de Tarento (en el sur de Italia), que controla en asociación con el gobierno transalpino.

Compartir el artículo

stats